“Basta de menores en los locales de diversión nocturna Mano dura contra los boliches: clausuran uno en el KM 50

El viernes por la noche el gobierno clausuró Ronnin Bar, porque se detectó la presencia de una menor de 17 años. También se suspendieron fiestas privadas en quintas de la zona. EL Municipio quiere alejar a los chicos del alcohol.
En la segunda semana de mano dura contra los menores en los boliches de Pilar, el gobierno procedió a clausurar uno en el km 50 de la Panamericana.

Se trata de Ronnin Bar, en donde se habría detectado la presencia de una chica de 17 años.

Incluso, a los dueños del lugar llamó la atención que tan sólo por la presencia de una menor se haya decidido poner la faja de clausura al local, una medida “drástica” que no solía usarse últimamente, al menos hasta que el intendente dictaminara la “tolerancia 0” respecto a la presencia de menores en los boliches.

“El viernes procedimos a la clausura de Ronnin Bar, en lo que fue una inspección de rutina con el refuerzo del control en la venta de menores por pedido del Intendente”, explicó Roberto Airoldi, titular de la Dirección de Inspectores.

Según Airoldi, personal de la comisaría 5ta. de Pilar detectó la presencia de una joven de 17 años, por lo que Inspección decidió cerrar el lugar, uno de cuyos propietarios es Blas Díaz, Presidente de la Cámara de Gastronómicos y de Locales de Diversión Nocturna, quién más firme se ha mostrado respecto a la prohibición del ingreso de menores.

“El gobierno sabe quienes son los empresarios que dejan entrar chicos. Deben ir y cerrar como corresponde, porque para eso está la ley”, señaló el dueño de Ronnin días atrás. Paradójicamente el primer local cerrado fue el suyo.

Quintas

El operativo que terminó con la clausura de Ronnin abarcó también el control sobre algunas casas quintas en donde se estaban desarrollando fiestas privadas, presuntamente también con la presencia de menores y consumo de alcohol.

“El control fue bastante amplio. Hubo denuncia de una fiesta que se estaba realizando en una quinta detrás de la clínica Deragopyan. Fuimos con la policía y allí constatamos que había una fiesta importante. Los vecinos denunciaron e inmediatamente se detuvo la fiesta”, contó Airoldi.

En cuanto a este último punto el gobierno teme que varios bolicheros, ante la imposibilidad de contar con menores en sus locales, procedan a alquilar viviendas destinadas a eventos, para realizar fiestas especiales, que lejos de ser privadas sólo representan trasladar a los chicos de un punto a otro, menos controlado.

“Bronca”

Semanas atrás, tal como reflejara Pilar de Todos, un informe del programa GPS, que conduce Rolando Graña, mostraba a presuntos menores consumiendo alcohol en locales nocturnos de Pilar.

Sin embargo, desde el Gobierno pusieron en duda esas imágenes y deslizaron la posibilidad de que haya una “movida tendiente a desestabilizar la imagen del intendente Humberto Zúccaro”.

“Uno siente bronca porque buscan motivos para manchar la imagen de un intendente que trabaja mucho por la juventud de Pilar. Buscar ese tema para pegarle a un intendente, nos duele mucho”, opinó Airoldi.

Comentá la nota