Basso negó interés por la ex Mahle Rosario

El empresario rafaelino desmintió una especulación que fue difundida por algunos medios acerca de un posible interés de Basso S.A. para hacerse cargo de la planta industrial que la multinacional alemana acaba de cerrar en la ciudad del sur provincial, aunque admitió que hubo llamados de funcionarios de Buenos Aires y Santa Fe
"Sí, me llamaron funcionarios de Buenos Aires, de Santa Fe y de Rosario, para interesarnos en la fábrica ex Dana. Pero no estamos interesados". Con esas palabras, el Ing. José Luis Basso desmintió una especulación que fue difundida por algunos medios acerca de un posible interés de Basso SA -o algunas de sus controladas- para hacerse cargo de la planta industrial que la multinacional alemana Mahle acaba de cerrar en Rosario.

"Nosotros fabricábamos las válvulas que la ex Dana comercializaba con la marca Válvulas Perfect Circle. Lo hicimos durante 40 años y nos unía una gran relación que nos llenó de orgullo", recordó Basso.

El empresario rafaelino, que preside además la Asociación de Fabricantes y Distribuidores de Respuestos para Motor de la República Argentina (AFYDREM), dijo que el tema del cierre de Mahle en Rosario fue tratado en la reunión que la institución llevó a cabo esta semana. "Es triste que una fuente de trabajo, que fue una empresa pionera y líder, tenga que cerrar las puertas. Esto nace de lo que siempre digo acerca de la necesidad de fabricar motores en Argentina. Muchas veces uno no se decide a hacer inversiones cuando no tiene a los clientes cerca. Hoy en Brasil se fabrican 3 millones de motores y en Argentina, apenas 100 mil", agregó Basso.

El empresario advirtió que "si no logramos que funcione bien la ley de autopartes argentinas para la integración de un motor nacional, no vamos a poder revertir esa tendencia y tarde o temprano muchas autopartistas se van a ir".

La ley a la que se refirió Basso ya está reglamentada, aunque el industrial rafaelino –que fue uno de los autores principales del proyecto y fue reconocido por el Gobierno nacional a raíz de ese trabajo- admitió que "la crisis internacional le sacó un poco de fuerza, pero la ley está ahí, para ser aprovechada por los autopartistas argentinos que puedan proveer a los fabricantes de motores. Hay varios proyectos de motores dando vueltas, pero no se hacen de la noche a la mañana. Por lo menos se necesitan dos años. Pero Fiat está trabajando en Córdoba pensando en la fabricación de motores. Y Peugeot está analizando algo similar".

El Ing. Basso también despejó cualquier posibilidad de interpretación errónea, en cuanto a quién fabricaría un motor argentino. "El motor lo tiene que hacer la terminal. Ni Basso ni ningún autopartista va a fabricar un motor. El motor Peugeot lo hará Peugeot, el Fiat lo fabrica Fiat y el de GM lo hará GM. Ellos desarrollan los motores. Lo que los autopartistas podemos hacer es venderles las válvulas, las tapas de cilindro, los blocks, los pernos, los aros, etc. Ellos montan el motor y traen de afuera lo que no sea argentino. Pero al motor hay que hacerlo acá, con un 80% de piezas argentinas, a eso apuntamos con la ley que mencionaba", dijo Basso.

El industrial reconoció que "hay autopartistas que son socios de AFYDREM que están en situación difícil. Estamos tratando de armar la cadena de reparación automotriz, un proyecto que pretende facilitar a través de la entrega de créditos, la reparación de automóviles. Eso está un poco demorado en cuanto a la instrumentación de los créditos, pero la idea es facilitar la movilización del mercado de repuestos y crear con ello unos 200 mil puestos de trabajo".

La incógnita de la ex Dana

En tanto, es una incógnita todavía quién se hará cargo de operar la planta que Mahle decidió cerrar en Rosario. Taranto, una autopartista que tiene varias plantas distribuidas en el interior del país, habría enfriado su interés luego de una visita que su propietario realizó a las instalaciones de la planta, al considerar que el equipamiento de la misma es demasiado obsoleto.

"Mahle va a funcionar con o sin los alemanes en unos 20 días, y Taranto es el principal interesado. El Gobierno se puso al frente de la negociación y esto permitirá reabrir la fuente de trabajo de 460 personas", dijo Antonio Caló, secretario general de la UOM a nivel nacional, quien está participando de las gestiones para la reapertura de la fábrica.

Comentá la nota