Basile tiene a Insúa, su gran obsesión, pero quiere más

El técnico insiste por Ibarra, espera por Gary Medel y busca un líder de vestuario "que asuste".
En otro pequeño show con su impronta, Alfio Basile hizo los cuernitos para que no se le lesione ningún jugador en la gira por Alemania, Grecia y tal vez Austria; dijo sonriente que en esta segunda etapa en Boca todavía no tiene ninguna cábala y que al Panadero Díaz "se le terminó el talco"; y bromeó en reiteradas ocasiones con los periodistas en la conferencia de prensa que dio ayer. A años luz de su versión cascarrabias, el técnico mostró su costado más histriónico. Basile no lo explicitó, pero el motivo estaba más que claro: el manager Carlos Bianchi le confirmó que Federico Insúa, el primer jugador que pidió, es el primer refuerzo para que Deportivo Ganar Siempre -como volvió a definir a su equipo- salga a buscar el Apertura y la Sudamericana el mes próximo. Pero el Coco tenía más motivos para estar poco menos que exultante: la llegada del chileno Gary Medel está cada vez más cerca y la vuelta de Ariel Rosada también se podría concretar.

A Basile no le entregaron certezas respecto de la situación de Hugo Ibarra, quien todavía no contestó si acepta la rebaja cercana a la mitad de su contrato que le ofrecieron los dirigentes para renovar. Acaso porque sabe que es el caso más complejo de todos, le envió al lateral un mensaje de titularidad asegurada: "A Ibarra yo lo quiero y él lo sabe porque hemos hablado. Espero que el lunes haya terminado todo y Hugo se incorpore".

El regreso de Insúa se acordó con el América de México a préstamo por un año a cambio de 200 mil dólares y con una opción de compra cuyo monto no trascendió. "Tiene clase, técnica, está enamorado de Boca", se babeó Basile y agregó: "Se rompió la rodilla y quiere la revancha de lo que le pasó en México". Hoy se firmará el contrato e Insúa se sumará el lunes a los entrenamientos.

Basile insistió con que en la gira por Europa quiere encontrar "el equipo de memoria" y reveló que anda detrás de otra búsqueda: quiere un líder del vestuario como fue Daniel Cata Díaz en su primer paso por el club. ¿Palermo o Riquelme, dos de los principales referentes? Nada de eso. "Los líderes generalmente son defensores. El Cata te miraba y te asustaba. Los centrales que están ahora (por Cáceres y Forlín) son lindos y están afeitados -se rió-. El Cata imponía presencia en el vestuario y yo quiero eso. Estoy viendo...".

Medel, de quien Basile recibió muy buenas referencias de Marcelo Bielsa, quedó muy cerca. Boca subió la primera oferta de 200 mil a 300 mil dólares por el préstamo y de 1,5 millón a dos millones por la opción de compra, más la cesión de Damián Díaz. Y, para más alegría del técnico, está al caer.

Comentá la nota