Basile prueba y se preocupa porque no encuentra el equipo

Por lesiones, cambios tácticos y jugadores que no se destacan, el Coco duda en la búsqueda de los titulares
SAN MIGUEL DE TUCUMAN.? Boca no tiene el conjunto titular. Ni de memoria, ni de casualidad. "Espero encontrar en la gira al equipo de memoria", lanzó el Coco Basile, antes de partir al Viejo Continente, cuando el entusiasmo era moneda corriente. Pero no lo descubrió en Europa, tampoco en casa. Los resultados no lo acompañan y, para peor, entre las lesiones, los cambios tácticos y los bajos rendimientos, el futuro es, al menos, preocupante.

Hugo Ibarra está lesionado; tiene una distensión en el aductor derecho. Sebastián Battaglia está lesionado; tiene fatiga muscular. Pablo Mouche está lesionado; tiene un esguince en el tobillo derecho. Las molestias físicas maniatan al equipo de la Ribera y las soluciones de su conductor para el equipo no aparecen rápido.

Anoche, Basile modificó el clásico 4-3-1-2. Dispuso una línea de tres defensores, entre los que estuvieron el pibe Sauro (1,90m) y Paletta (1,86m), dos jugadores que tienen altura suficiente para ganar en los saltos. Pero fallaron otra vez: el segundo tanto de Atlético Tucumán fue de cabeza. Otra vez en el torneo. La curiosidad es que en el área xeneize había mayoría de camisetas de Boca. Pero Escobar, con un cabezazo fantástico, siguió esa tendencia.

"Estoy caliente porque nos hicieron otro gol de pelota parada", había dicho Basile cuando Pelletieri le había marcado, aun en el triunfo xeneize por 2 a 1 contra Lanús. El problema estaba... y sigue estando.

El esquema fue, esta vez, un 3-3-2-2. Toda una curiosidad en el Coco, enamorado de actuar con un enganche. Riquelme actuó cerca de Marino, que sorpresivamente dejó en el banco de suplentes a Insúa. Y arriba, dos tanques: Palermo-Viatri. ¿No era que a Basile le agradaba que el ataque estuviese conformado con un delantero por fuera y otro por dentro? Explica, esto, el grado de confusión. Con Mouche lesionado, el otro lugar era para Noir. Con Viatri sorprendió Basile. Con el resultado y el desarrollo en contra, Insúa entró en el segundo tiempo en reemplazo de Sauro, con una molestia física. Saludable ensayo ?otro más...? ofensivo. Insúa elevó un tiro en un palo, que hubiese sido el hipotético 1-1. Y Medel bajó a la última línea. Cambios, más cambios.

A Basile le debe de preocupar todo, luego de la excursión xeneize por el Norte argentino. No sólo la derrota: al fin de cuentas, es un puñado de puntos. Lo más inquietante son las lesiones, los ensayos, los bajos rendimientos y, sobre todo, las dudas que tiene su conducción para descubrir el equipo. Así como parece, le falta un buen trecho para conseguirlo. Anoche, ni la altura le bastó. Una defensa extraña con tres defensores, un doble enganche que no funcionó y dos tanques en el ataque. Así no va Boca. Habrá que cambiar otra vez.

Comentá la nota