Basile ve a Boca y se agarra la cabeza

Basile ve a Boca y se agarra la cabeza
Los xeneizes jugaron mal, sólo empataron con Newell?s 1 a 1 y volvieron a perder puntos en la Bombonera; el rendimiento del equipo enojó al DT, que se fue sin hacer declaraciones.
El título no es ninguna figura, es la realidad que envuelve hoy a la Bombonera: Basile ve a Boca y se agarra la cabeza. Nunca estuvo conforme con el rendimiento del equipo, ni siquiera después del gol de Viatri. Se levantó, gesticuló. Se pasó varias veces las manos sobre sus canas. Se puso el camperón de lluvia, se lo sacó; llamó al Panadero Díaz para que intentara explicarle un movimiento de sus jugadores: "¿Qué están haciendo?" Gritó, dio indicaciones: "Uuuuh", se le leyó ante una situación de riesgo de Newell?s, una de las varias que tuvo durante el partido. Pero nada le sacó la mufa ni la preocupación por el 1 a 1. Otro empate, como ante Argentinos, que Boca soporta como local. Tan molesto se fue el DT que suspendió la conferencia de prensa. La información oficial dijo que fue por "disfonía", pero lo concreto es que el técnico se fue muy enojado.

Lo que más le molestó al Coco, además de los inconvenientes que tuvo para armar el equipo entre las lesiones y los convocados para las distintas selecciones, fue la floja respuesta colectiva. El espera mucho más de los futbolistas, pero ve que a todos les cuesta despegar. No fue algo de ayer nada más. Contra Argentinos rescató la respuesta ante la adversidad, haber ganado un punto con coraje luego de perder por dos goles. Con Lanús fue el valor del triunfo y en una cancha difícil, donde no muchos festejan. Pero en el fondo, el equipo, salga o no de memoria, todavía no aparece.

Esta versión de Boca es tan poco confiable que Newell?s, con más orden e inquietudes, le generó peligro y lo complicó. Sobre todo con Vangioni, incansable por la banda izquierda, y con Mateo, que fue un león para pelotas. Y los xeneizes cada empate lo sufren como una derrota. No sólo por la pelea en el Apertura, sino por las unidades que deja en el camino en su lucha por clasificarse a la Copa Libertadores de 2010.

Paradójicamente, pese a jugar con tres enganches (Marino, Riquelme e Insúa), Boca volvió a mostrar muy pocos recursos para atacar. No fue claro y terminó tirando centros desde los costados o apostando al envío de un córner para que uno de sus hombres cabeceara. Ni siquiera la ayuda del árbitro Pompei le facilitó las cosas: antes de la media vuelta de Viatri, Marino ?entre Quiroga e Insaurralde? lo asistió bajando la pelota con la mano tras el centro de Monzón desde la izquierda.

Newell?s, en ataque, le generó dudas a Boca por arriba, el punto débil del equipo hace rato. Aguilar envió un centro desde la derecha y la acción continuó por un mal rechazo (cachetazo) de Abbondanzieri; Vangioni tomó el rebote, se acomdó y sacó un latigazo que se metió en el ángulo superior derecho del Pato.

Riquelme anticipó su vuelta por las ausencias de Battaglia, Palermo, Cáceres y Morel Rodríguez. Tenía pensado reaparecer ante Atlético Tucumán, pero él y Basile sentían que era dar demasiadas ventajas. Al principio, Román marcó diferencias, incluso no estando en plenitud, pero luego se fue apagando, como todo el equipo.

Algunos silbidos se escucharon en el final porque muchos hinchas cuestionaron la apatía de varios jugadores. Mouche terminó chocando con los defensores; Insúa aportó poco recorrido y casi no intervino en el juego. Tampoco entró bien Gunino, lejos de las buenas impresiones que había mostrado en la gira por Europa; Rosada alternó buenas y malas. Boca no la pasó mal del todo porque Sauro se mostró firme y corrigió varios errores de sus compañeros, aunque los problemas conceptuales y de ubicación de algunos jugadores se repiten.

Los rostros de Basile y su silencio tras el partido hablaron más que mil palabras. El Coco está preocupado porque se encontró con problemas inesperados, de esos que pueden condicionar una campaña. Todavía falta mucho y el torneo recién empieza, pero lo cierto es que hoy Boca pierde puntos que mañana los puede lamentar.

* Temen que la lesión de Ibarra sea un desgarro

Hugo Ibarra se retiró del campo de juego a los 20 minutos del primer tiempo. El lateral sufrió una fuerte contractura en el recto posterior derecho y hoy le harán estudios para evaluar el grado de la lesión. Basile y los médicos del plantel temen que se trate de un desgarro.

4 partidos acumula Boca sin ganar en la Bombonera: cayó ante Gimnasia LP (1-2), por el Clausura; empató con Vélez (1-1), por la Sudamericana, Argentinos (2-2) y Newell?s (1-1)

LA POSTERGACION

El amistoso con River en Bolivia pasaría para 2010

Carlos Bianchi, manager xeneize, dijo que el amistoso ante River en Bolivia no se jugaría en 2009 por "problemas de calendario". Boca pretendía jugarlo este domingo, como estaba pautado.

EL DATO

El arco de Newell?s perdió el invicto y casi expulsan a Peratta

El arco de Newell?s no había recibido goles en el Apertura, luego de las victorias ante Independiente (1-0) y Huracán (1-0). En el primer partido atajó Caffa y ayer Peratta, que sólo fue amonestado por insultar al juez de línea Adrián Rastelli.

LA BANDERA

Palermo, aunque no juegue, siempre está presente

Los hinchas de Boca le regalaron un elogio a Martín Palermo, convocado por la selección: "El fibrón para tachar los goles se lo prestamos a Diego", decía la bandera ubicada en uno de los palcos.

Comentá la nota