Las bases presionan en busca de soluciones para el trigo

Los productores no quieren quedar excluidos definitivamente del negocio. Y pretenden que el gobernador Scioli sea el vínculo para llegar al gobierno nacional.
ADOLFO GONZALES CHAVES (De nuestra agencia en Tres Arroyos) -- Los aplausos con los que las 300 personas que completaron el gimnasio del club Independencia despidieron a Emilio Monzó, ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, fue una buena síntesis de lo que sucedió en el encuentro convocado por un grupo de productores del corazón triguero del país.

El funcionario no recibió flores, ni mucho menos, más bien debió escuchar reclamos de todo tipo, pero no dudó en tomar el micrófono y contestar cada uno de los planteos. Eso, más el gesto de haberse hecho presente en una localidad en el que el trigo es el cultivo de mayor peso, generó el reconocimiento que le expresaron los productores.

Pautado el comienzo para las 9.30, el inicio del encuentro se atrasó casi una hora y media, por la tardía llegada de Monzó. El ministro arribó al aeródromo local y fue recibido por Daniel Vissani, intendente de Gonzales Chaves, Carlos Sánchez, jefe comunal de Tres Arroyos; Miguel Gargaglione, intendente de San Cayetano; y Pedro Gamaleri, intendente de Benito Juárez. El quinto jefe comunal que estuvo en Chaves fue Aldo Mensi, de Coronel Pringles, quien se dirigió directamente al club. Junto al ministro aterrizó Rafael Magnanini, director del Banco Provincia, y Pedro Apaolaza, presidente de Carbap.

Tras una breve introducción a cargo de Matías De Velazco, presidente de la Asociación de Productores locales, entidad organizadora del encuentro, tomó el micrófono el consultor agropecuario Carlos Etchepare.

Al ex gerente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires le demandó una hora y cuarto explicar por qué el trigo y la producción granaria, en general, está atravesando una situación crítica, y no ahorró dardos contra el gobierno nacional, inclusive por elevación castigó al gobierno provincial y también a las intendencias.

Esto último fue en referencia a la aceptación por parte de los mandatarios municipales del fondo creado por la presidenta Cristina Fernández tras la decisión de coparticipar las retenciones a la soja.

"Se llevan millones y, a cambio, les entregan migajas", describió Etchepare.

La afirmación generó la primera situación tensa de la mañana. Mensi pidió el micrófono y aclaró que él aceptó el dinero, pero consultó con los productores dónde querían afectar los fondos. Acto seguido, hizo lo propio el intendente de Juárez.

Para finalizar, el consultor afirmó que el trigo "es un cultivo en extinción", frase que es una síntesis perfecta de lo que fue su informe. Sin pausa, De Velazco, que se transformó en un moderador, ofreció la palabra para quien quisiera opinar y hacerles preguntas a los integrantes del panel.

Como era de prever, las quejas no se hicieron esperar. El rosario de cuestionamientos fue desde la falta de créditos, el escaso alcance de los subsidios por sequía y la intervención de los mercados, hasta el planteamiento que en estas condiciones la actividad agropecuaria ya no es rentable. Es para destacar que, más allá de enojos y frases fuertes, todas las intervenciones se hicieron en un marco de respeto y sin agravios hacia los funcionarios.

Monzó se hizo cargo de cada reclamo y nunca esquivó la queja. Esto, sin dudas, es algo que no se veía desde hace rato por estas tierras muy visitadas por funcionarios de todos los niveles, más allá de que el ministro luego poco pueda hacer para solucionar los problemas del sector.

"Con la tucura y la sequía, lamentablemente siempre corrimos de atrás con las soluciones. De ahora en más me comprometo a hacer lo posible para estar un paso delante de los problemas", dijo.

"Mi compromiso hacia ustedes es el de trabajar. Y quiero agradecerles a todos por el respeto hacia nosotros en una situación muy difícil. Muchas veces hay que hacer un esfuerzo para manejarse en este marco y ustedes lo están haciendo", dijo.

El funcionario en ningún momento se mostró a favor de las políticas que impone el gobierno nacional y, en cambio, tuvo palabras de apoyo para con los intendentes.

A las 13.30, y tras atender a más de un productor en forma particular, Monzó partió rumbo a Tandil, donde tenía otra reunión con el sector productivo.

Con las palabras del ministro todavía frescas, los productores y referentes del sector debatían sobre el resultado de la visita.

"Fue una reunión positiva. Se debatió en orden, con respeto y con alguna palabra subida de tono producto del momento que se vive. Pero se valora mucho la presencia de Monzó, que vino y puso la cara en el corazón triguero cuando todos sabemos lo mal que está el sector", dijo Sergio Melgarejo, presidente de la Sociedad Rural de San Cayetano.

"Este tipo de encuentros son productivos y es interesante poder transmitir las opiniones reales de la situación que está viviendo. Pero también sería importante que lo que estamos diciendo llegué a la Provincia", resumió Alejandro Massa, el referente de los productores autoconvocados de Tres Arroyos.

Mientras que Amaro Merino, presidente de la Sociedad Rural

de Coronel Dorrego, fue contundente: "Hasta que no se remueva el sistema maldito que ha creado el gobierno, la posibilidad de recuperación de la producción de trigo es poca o nula. Respecto del ministro, sabemos que es una persona que tiene buena disposición, pero lamentablemente creo que se termina ahí muy cerquita, porque evidentemente el gobernador nunca va a interceder por el sector, ya que obedece órdenes directas de la presidenta (por Cristina Kirchner)".

A última hora de la tarde, los productores presentes estaban abocados a redactar un documento con las conclusiones del encuentro y las medidas a tomar en busca de soluciones.

"No hay generación de riqueza para el interior"

El productor agropecuario e integrante de la Asociación de Productores de Adolfo Gonzales Chaves, Eugenio Ballester, realizó un balance positivo de la reunión mantenida en la víspera entre ruralistas y el ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires, Emilio Monzó.

Básicamente, los agricultores presentes solicitaron que las entidades gremiales del agro, los jefes comunales de la región e incluso el funcionario provincial, se pusieran al frente de los reclamos del sector en el interior de la Argentina, dirigidos al gobernador bonaerense Daniel Scioli.

"Exigimos que Scioli presione a nivel nacional para que se pueda revertir la situación adversa que atravesamos. Algunos hablaron de la ineficiencia de los funcionarios y creo que esto sucede por el desconocimiento del medio donde están actuando, a pesar de que tal vez sean muy capaces en su especialidad", afirmó Ballester.

La carta de porte, indicó, es un claro ejemplo de ello, dado que es bastante engorroso tramitarla, y agregó que las autoridades implementan medidas inaplicables en el lugar de origen.

"Carlos Etchepare ofreció un panorama de la producción granaria que es terrible y luego comenzó el debate, del que también participaron transportistas, comerciantes locales e intendentes de la Sexta", detalló ayer el representante de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

"Cada uno expuso su situación particular. Si el campo anda mal, no hay generación de riqueza para el interior del país, entonces el comercio, el transporte y demás rubros se ven perjudicados seriamente", continuó.

A pesar de que es sabido por el agro local, a través de la exposición del consultor agropecuario se concluyó que en la actualidad la producción de trigo no es rentable, en tanto que Rafael Magnanini --uno de los directores del Banco Provincia-- brindó una explicación sobre el otorgamiento de créditos por 150 millones de pesos para el sector rural.

En este sentido, enfatizó que primero es fundamental lograr que esta actividad sea rentable nuevamente y recién después lanzar líneas crediticias destinadas a los chacareros afectados por la intensa sequía.

"Porque si te ponés a sembrar un cultivo que no es rentable con dinero prestado, el resultado seguramente no va a ser el esperado. Este mismo planteo se lo hicimos a Monzó en la reunión de hoy (por ayer)", sentenció Ballester.

"Sin embargo, sabíamos que el ministro no iba a tener respuestas ni soluciones para nuestro planteo", aseguró.

Comentá la nota