Bases: Colombia no permitirá que Unasur cuestione el plan con EE.UU.

Una fuente del gobierno de ese país le dijo a Clarín que Uribe no viene a la Cumbre de Bariloche a "rendir cuentas". Y que despejará las dudas sobre el pacto con Washington, pero no aceptará cuestionamientos. Plantean una amplia agenda.
Alvaro Uribe, el presidente sobre el que están volcados los ojos de los mandatarios del continente, no llegará el próximo 28 de septiembre a Bariloche, a "rendir cuentas" por el acuerdo que con EE.UU. que les permite usar siete bases militares de su país. Al contrario, su idea al aceptar la invitación de la presidenta Cristina Kirchner a la reunión extraordinaria de la Unasur fue debatir con sus colegas temas como la compra de armamento por parte de Venezuela y el respaldo que las guerrillas colombianas estarían recibiendo de algunos gobiernos.

En un comunicado de prensa leído ayer por su vocero oficial, Uribe confirmó su asistencia a Bariloche pero dejó en claro que "la agenda será diversa y la reunión no implica condición para el acuerdo entre Colombia y EE.UU., a fin de enfrentar con más éxito el narcotráfico y el terrorismo".

Más allá del lenguaje diplomático, lo que el presidente colombiano quiso dejar en claro, le dijo a Clarín una prominente fuente gubernamental colombiana, es que "el presidente va en disposición de resolver todas las inquietudes relacionadas con el tema del acuerdo militar con Estados Unidos pero frente a ese tema no aceptará cuestionamientos", dijo.

Según el funcionario de consulta permanente con Uribe y que pidió no ser identificado, "Colombia asiste bajo la premisa que se tratarán temas relacionados con el armamentismo en la región, el tráfico de armas y el terrorismo". El armamentismo alude claramente a las compras de pertrechos realizadas por Venezuela.

"Colombia no va a rendir cuentas de nada. Lo que se hable ahí no va a influir en la decisión de Colombia de firmar el acuerdo de cooperación con EE.UU.. El acuerdo se va a firmar. Eso va para adelante. Colombia puso esa condición: vamos a la Unasur pero vamos a hablar de varios temas", precisó.

La declaración de Uribe se dio en medio de una visita oficial a ese país del mandatario mexicano Felipe Calderón quien en una rueda de prensa conjunta aseguró que respeta la decisión de Bogotá sobre las basses militares y ofreció su mediación en la crisis regional.

Calderón agregó que en un reciente encuentro suyo con los mandatarios de Canadá y EE.UU., Barack Obama "fue enfático al asegurar que contrario a lo que se ha señalando no hay pretensión de EE.UU. de establecer nuevas bases militares" y que le señaló que el acuerdo con Colombia "no contempla más que un avance en la cooperación en el combate al narcotráfico y el terrorismo".

El tema de las bases militares y la participación de Uribe en la cumbre de la Unasur fue materia de discusión en la reunión extraordinaria de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores que sesionó durante toda la tarde y buena parte de la noche de ayer jueves en la presidencia colombiana.

Los ex presidentes, ex cancilleres y miembros del parlamento colombiano escucharon atentos la estrategia de Uribe para hacer frente a las tensiones diplomáticas de su decisión y le formularon recomendaciones que no trascendieron a la prensa.

Entre tanto, desde Quito, el subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental en Estados Unidos, Christopher McMullen, dijo que existe "mucha especulación" sobre el acuerdo con Bogotá.

"Ha habido confusión y debo aclarar que no tenemos, queremos, ni tenemos planes de construir bases en Colombia", dijo McMullen que culpó a Uribe de no haber comunicado el acuerdo militar de una manera clara". "Todo esto es algo de fantasía de algunas personas", señaló ante los reclamos expresados principalmente por Hugo Chávez y Rafael Correa.

En un intento por apaciguar la tensión de Bogotá con Caracas y Quito, la Iglesia Católica de los tres países planea una reunión a realizarse la próxima semana en Bogotá.

Según admitió el miércoles el comandante de las Fuerzas Militares colombianas, Freddy Padilla, desde una de las bases a las que se les permitirá la presencia de tropas estadounidenses, la negociación entre Bogotá y Washington para permitir que tropas estadounidenses hagan uso de siete bases militares colombianas está avanzada en un 99% y podría cerrarse este fin de semana con la firma de los documentos.

Comentá la nota