En los barrios, la gente pide dinero, becas, trabajo y alimentos.

A pesar de la intención del gobierno de frenar la política tradicional que cambia votos por dádivas, la comunidad, especialmente la clase media baja, baja e indigente, no conciben otro método. ‘En cada barrio carente nos preguntan que les vamos a dar y que vamos a hacer por ellos’, dicen la mayoría de los candidatos del oficialismo y de la oposición.
Mas allá del pedido que el gobernador Luis Beder Herrera le ha hecho a sus dirigentes para que no conviertan las elecciones legislativas en un festival de la dádiva, como siempre ha ocurrido en épocas electorales, la comunidad mas necesitada no concibe otro método y les reclama a los políticos todo tipo de recursos.

‘Aquí a casi nadie le preocupa que proponés ni que vas a hacer cuando seas diputado o concejal. La gente tiene miles de necesidades, desde una casa, blocks para levantar una pieza, chapas, zapatillas para los chicos, leche en polvo, alguna beca para que sus hijos puedan estudiar….es infinito el reclamo’, le dijo a Riojavirtual uno de los tantos candidatos.

Por estos días, quienes aspiran a un cargo electivo andan visitando los barrios de la Capital, buscando respaldo de la gente. Riojavirtual pasó gran parte del fin de semana compartiendo esas ‘giras’ con varios candidatos. No lo hizo con los dos o tres mas ‘poderosos’ del oficialismo, porque en su mayoría cuentan con un aparato político y electoral que les permite dar ciertas respuestas. En cambio, periodistas de este medio salieron por los barrios con ‘humildes’ candidatos oficialistas y opositores de menor volumen.

‘Y que me vas a dar si te voto, porque yo no tengo nada, ni para darle la leche a los chicos todos los días’, le disparó en la cara una mujer de casi 50 años que vive junto a sus seis hijos y un concubino en un precario asentamiento de la periferia.

En otro barrio, un candidato a concejal intentaba explicarle a la gente sus proyectos por un tránsito mas ordenado y una ciudad mas limpia, cuando un vecino de avanzada edad lo interrumpió. ‘chango está muy lindo lo que decís, pero acá la gente tiene hambre, no tiene trabajo y necesita ayuda urgente. ¿Vos sos del gobierno?’. El candidato no supo que responder.

La escena se repite en la mayoría de los barrios donde los candidatos llegan. ‘Y ni te imaginás lo que pasa en la zona rural, por las rutas 5 y 6. Los changuitos corren descalzos con este frío y las mamás te piden que les consigas ropa y zapatillas. ¿Como hacés para pedirle que te voten si no tenés casi nada para darles?’, se preguntó uno de los dirigentes punteros de un candidato de primera línea del oficialismo.

"Yo no te digo que haya que bajar una millonada (de pesos) ni tampoco ir regalando inodoros arriba de una camioneta, pero hace falta llegar a la gente con algunas respuestas porque la gente necesita. Mas allá del voto, te voten o no después, la gente está muy mal", dijo otro candidato que se ha visto en figurillas cuando en un barrio populoso un grupo de muchachos le salió al cruce para pedirle plata para ‘un fernuco y unas pastillas’.

Son solamente algunos ejemplos de una realidad incontrastable con la que Riojavirtual y casi todos los candidatos se encuentran a diario en los barrrios y asentamientos poblados por la gente mas humilde. La que pide trabajo, becas, algún alimento, ropa, zapatillas, ladrillos, chapas. La gente que no tiene y que ve en los candidatos una posibilidad de conseguir algo. Tan solo algo.

Comentá la nota