Dos barrios cerrados de Tigre contaban con conexiones clandestinas de electricidad

La distribuidora de electricidad Edenor detectó conexiones clandestinas en dos barrios cerrados ubicados en la zona de Rincón de Milberg, pertenecientes al partido bonaerense de Tigre, y dispuso la pertinente denuncia penal ante la Justicia por hurto de energía.
La empresa informó que las conexiones ilegales fueron detectadas por personal técnico de Edenor en el club house, la planta potabilizadora, las bombas de agua y algunas construcciones del barrio cerrado El Atardecer, y también en las oficinas de ventas, alumbrado, entrada principal, vigilancia y bombas de agua del barrio La Laguna.

Ambos complejos están situados uno junto al otro a unos 600 metros del Acceso Tigre, y tienen una extensión de 17 y 15 hectáreas, respectivamente, y comparten el club house, que utilizaba electricidad sin que pasara por el medidor, expresó un comunicado de prensa.

La distribuidora eléctrica manifestó que "el robo de electricidad es un delito federal que contempla penas de prisión de hasta dos años".

Según indicó Edenor, la empresa prestadora "está habilitada a calcular la energía consumida y no abonada, con hasta cuatro años de retroactividad, más un recargo del cuarenta por ciento, junto a multas y punitorios".

Asimismo, tras detectarse el hecho y documentar las anormalidades encontradas en ambos barrios cerrados de la zona del Tigre, la compañía procedió a "normalizar las instalaciones eléctricas" requeridas.

Comentá la nota