Barrionuevo ya dijo presente

La primera sesión del año en el Concejo Deliberante de General San Martín dejó en claro que Graciela Camaño y Luis Barrionuevo no jugaron a todo o nada simplemente para ganar el sello del Partido Justicialista de General San Martín sino que desde allí proyectarán un armado político que tiene como meta ganar la intendencia en 2011.
Lo extraño fue que la Coalición Cívica haya aportado con su voto la primera gran alegría para la oposición barrionuevista a los que se le sumaron sus supuestos rivales kirchneristas.

La decisión de habilitar una feria ambulante en la Plaza de Billinghurst so pretexto que dada la crisis existente es la única forma que tienen las familias desocupadas por sobrevivir no es más que el primer punto coincidente entre la oposición a la gestión de Ricardo Ivoskus, quien quedó claramente al margen de cualquier armado nacional y provincial y, habrá que creerle, que lo único que tiene con el gobierno nacional es un acuerdo táctico para que las obras vengan a San Martín.

El proyecto de resolución que le solicita al intendente no realizar ninguna acción durante 180 días sobre los puestos que venden productos de dudosa procedencia y es regenteada por personas que vienen desde La Matanza y Tres de Febrero entre otros distritos del Conurbano, fue presentado e impulsado por dos de los concejales que más apoyaron la lista presidida por Camaño en la interna peronista: el concejal barrionuevista Guillermo Hamm y el ex funcionario provincial de Carlos Brown, el actual concejal de Unión Celeste y Blanca, Ricardo Torres.

[Graciela Camaño, Carlos Brown]

Ambos recibieron el apoyo no sólo de los peronistas que todavía son concejales pero que fueron sus rivales en la interna partidaria sino también del concejal del PRO, Carlos Buonsante, quien habitualmente vota con el Departamento Ejecutivo municipal y de los ediles que ingresaron a sus bancas a través de la Alianza San Martín con Honestidad y Trabajo pero que pertenecen a la Coalición Cívica.

Uno de los integrantes de la bancada que adhiere al proyecto de Elisa Carrió presidió la sesión: Marcelo Rodrigo, quien en más de una oportunidad fue tentado para ocupar definitivamente la presidencia si estas catorce manos que se juntaron para el proyecto de Billinghurst también se contaban para cambiar las autoridades conducidas por Juan Calleguer.

Así las cosas, los ivoskistas directamente decidieron no asistir a una sesión recolmada de gestos y que algún memorioso comparó con los primeros días de la gestión Ivoskus, cuando Barrionuevo, a través del entonces presidente del HCD, Walter Carusso, tenía la adhesión de peronistas y radicales en cada votación.

Para el Ejecutivo esta sesión tampoco puede pasar al anecdotario del inicio de un año electoral. Los principales integrantes del armado oficial no sólo deben evitar que esto se repita, aunque siempre puede salir beneficiado ante la foto de kirchneristas, barrionuevistas y coalicionistas juntos en una ensalada de

difícil explicación sino que también debe aprender a ocupar cada espacio del territorio municipal, inclusive las plazas, ofreciendo espectáculos y actividades que impidan que los usurpadores de siempre se sientan dueños porque nadie les dijo, oportunamente, que eso ya estaba a cargo de la comunidad.

Comentá la nota