Barrionuevo busca pacto con "gordos"

Barrionuevo busca pacto con "gordos"
En apoyo a Duhalde. Clásico show en Mar del Plata
«Hasta el bombero que está de guardia en Olivos va a mandar preso a Kirchner». Luis Barrionuevo tiró la frase y esperó la previsible reacción. Los laderos y amigos invitados a su clásico asado de verano respondieron, como era de esperar, con una carcajada cerrada.

Como cada año, el gastronómico organizó ayer un encuentro con referentes sindicales para, una vez más, explicitar su furia contra los Kirchner y su respaldo a la candidatura presidencial de Eduardo Duhalde, detrás de la cual quiere alinear a dirigentes de los «gordos».

En ese sentido, abrió vías de contacto con referentes de ese sector de la CGT enfrentado con Moyano, para compartir un acto en Mar del Plata, posiblemente en febrero, en apoyo a la postulación de Duhalde. «Están dando señales de acompañamiento» apuntó.

En esa línea, Barrionuevo coincide -pero a su vez tiene matices profundos- con Gerónimo «Momo» Venegas, titular de Las 62 Organizaciones y jefe del gremio UATRE, también ultra duhaldista, pero de histórico enfrentamiento con el gastronómico. Fue, de hecho, un ladero incondicional de Hugo Moyano.

En el hotel Sasso, Barrionuevo reunió al pleno de la CGT Azul y Blanca, al que sumó a dirigentes del PJ bonaerense enfrentados con el Gobierno. No estuvo Eduardo Duhalde: «Sabemos caminar solos» dijo, irónico, el sindicalista cuando le preguntaron por esa ausencia.

Ayer, Barrionuevo unificó dos actividades: el típico asado de verano, un ring apto para las conspiraciones y la apertura de un local para impulsar la candidatura de Duhalde.

También estuvo activo a la hora de las críticas que repartió, de manera desigual, entre los Kirchner y su odiado rival gremial, Hugo Moyano.

Una entrada de fiambres y bocaditos de lechón, y un asado fueron el menú en el Sasso donde el dirigente gastronómico repitió pronósticos feroces sobre el destino del matrimonio presidencial y mechó, además, algunas referencias sobre la negociación salarial de 2010.

Soporte

Sobre Kirchner dijo que «no se va a presentar a la elección» y excluyó de la competencia a Julio Cobos porque «no se va a animar a enfrentar a Duhalde», dijo al tiempo que planteó que los gremios serán el soporte principal de una potencial victoria del bonaerense.

«Ahora hasta el más cacatúa se anima a pegarle a los Kirchner» se ufanó ante sus amigos.

Además, Barrionuevo anticipó que reclamará un incremento salarial de entre «el 22 y el 25 por ciento» para «todos los trabajadores» en 2010.

«No vamos a permitir que Moyano y sus socios del Gobierno nos propongan sueldos ficticios», aseguró el dirigente que comanda la disidente CGT Azul y Blanca, que en el mismo sentido afirmó que «de acuerdo con los estudios que tenemos sobre el deterioro que ha sufrido el salario a través del incremento del costo de vida», la demanda no podría ser inferior al 25%.

En la agenda estrictamente sindical, apuntó también a la situación de las obras sociales. «El Gobierno está reteniendo el envío de fondos por 3.500 millones de pesos» que corresponden al sistema de salud sindical.

Del asado participaron, entre otros, Vicente Mastrocola (plásticos), Carlos Acuña (estaciones de servicio), Horacio Valdés (vidrio), Luis Rojas (maestranza), Guillermo Marconi (árbitros), Roberto Solari (guardavidas), Ángel Martínez (tabaco), Alberto Roberti (petroleros privados), y Ángel García (seguridad privada).

Comentá la nota