BARRIO 17 DE NOVIEMBRE EN BUDGE Frenan el desalojo del asentamiento por tiempo indeterminado

Los vecinos que habitan el predio, ubicado en Camino Negro y Canadá, todavía pueden permanecer allí ya que se suspendió la orden de desalojo prevista para fines de marzo. Ahora señalaron que sea ampararán en la "ley de expropiación" para continuar allí. "Queremos solicitarles a las autoridades fijar una cuota del 10% del sueldo y con un plazo de hasta 25 años para pagar", indicó a Info Región desde la Comisión Vecinal, Walter González.

El predio que fue tomado por unas tres mil familias en noviembre va cambiando su imagen con el correr de las semanas. En estos cinco meses la historia del asentamiento al que dieron por nombre "Barrio 17 de noviembre", tal la fecha en que llegaron allí quienes lo ocupan, mostró muchos capítulos que incluyeron intentos de desalojo con efectivos de la policía, visitas de autoridades de Provincia y también municipales, y cortes en la autopista de Camino Negro en más de una oportunidad.

A pesar de tantas idas y vueltas, y que se hayan fijado eventuales fechas para que los vecinos dejen obligados el terreno, todo sigue igual, menos la visual del lugar, que por estos días refleja buena parte de casas edificadas con material que fueron cambiadas por las casillas precarias de madera y cartón de origen. Con todo, está claro que la idea de quienes lo habitan es permanecer allí.

Por el momento, el juez que entiende en la causa frenó la orden de desalojo prevista para fines de marzo, según comentaron este fin de semana los vecinos. Por eso, ahora esperan llegar a un acuerdo con la Secretaría de Planificación Federal para armar "un plan de pago para los terrenos que cada familia ocupa".

Los residentes del espacio, que cuenta con más de 30 hectáreas, planean ampararse en la "ley de expropiación" para garantizar la permanencia.

"Sabemos que tenemos que pagar el lugar en donde vivimos y es por eso que queremos solicitarles a las autoridades fijar una cuota del 10% del sueldo y con un plazo de hasta 25 años para abonar", señaló a Info Región desde la Comisión Vecinal, Walter González.

Y agregó: "Tenemos un tiempo más para hablar con las autoridades y regularizar nuestra situación. Nosotros queremos levantar un barrio y no un asentamiento y de esta manera mejorar las condiciones de vida de muchas familias que antes de estar aquí no tenían donde estar".

Ahora esperan que en unas semanas se resuelva su problema habitacional. Pero mientras aguardan la resolución solicitan la ayuda de Desarrollo Social de Provincia debido a que las desnivelaciones del terreno ubicado en Camino Negro y Canadá "provoca inundaciones en gran parte del predio y a su vez genera focos de criaderos de mosquitos".

"Hay muchos vecinos que no pudieron empezar la construcción de sus viviendas porque sus terrenos están llenos de agua y barro. Lo que queremos es que se resuelva cuanto antes para evitar que cuando comience la temporada de lluvia no empeore la situación", indicó González.

Desde el lunes 17 de noviembre, grandes grupos de familias comenzaron a llegar al predio y con apenas un par de trapos, cartones y alguna que otra chapa afianzaron su espacio. Hoy esperan tener la autorización legal para estar allí.

Por el momento, no cuentan con los servicios básicos de higiene y salud, a pesar de que hace algunas semanas la municipalidad de Lomas de Zamora colocó ocho canillas comunitarias para que las más de tres mil familias puedan abastecerse de un servicio tan indispensable como el agua.

Comentá la nota