Barrio Mariano Moreno más rural que urbano

El barrio Mariano Moreno es un vasto sector de la ciudad que no escapa a las generales de la ley y tal como ocurre en otros tantos barrios capitalinos, presenta graves falencias.
Caracterizado por el hecho de que la gran mayoría de las calles que lo bifurcan son de tierra, he aquí donde radica el principal problema y es el referente al estado en que se encuentran.

Pozos y depresiones de gran tamaño -que se convierten en verdaderos piletones cada vez que llueve-, arterias invadidas por malezas que en casos ocupan todo el ancho de la calle y la consabida presencia de basurales, hacen que el tránsito por el barrio se constituya en un calvario para los automovilistas.

Pero más allá de la importancia que revisten estos inconvenientes, hay una cuestión que en los últimos tiempos se ha profundizado gravemente y es la concerniente a la presencia cada vez más numerosa de enormes pastizales que de a poco pareciera que se van apoderando del barrio.

Problemas para todos

Practicamente no existe manzana que no tenga este problema y es común ver en el Mariano Moreno las vivendas rodeadas por sectores invadidos por matorrales más dignos de una selva que de una zona urbana.

Estos yuyales a la vez se convierten en el ambiente ideal para la existencia de todo tipo de alimañas por lo que ya es común que de tanto en tanto las viviendas reciban la visita de alguna que otra serpiente o sean vistas reptando por las calles.

Así también otro paisaje común está dado por la presencia de uno o varios equinos que placidamente pacen en cualquier lugar que lo permita.

Estas características generales hacen que el barrio se asemeje cada vez más a un sector rural que el perteneciente a una zona urbana por lo que urge la presencia de un accionar comunal que busque erradicar los problemas comentados, aunque en este sentido la municipalidad local anunció el inicio de trabajos en ese barrio, pero estos hasta ahora ni se notaron.

Comentá la nota