Barrio Manantiales: ahora está dirigido por mujeres.

Tres vecinas se hicieron cargo de la unión vecinal que dejó de funcionar hace 9 años.
Desde hace nueve años no funciona la Unión Vecinal del barrio Manantiales. Y el almacén de Mirta servía de lugar de encuentro para comentar las necesidades de la comuna y de todo lo que podía hacerse para mejorar la calidad de vida de los vecinos. Y fue la misma propietaria del negocio que, junto a dos vecinas más, decidieron tomar cartas en el asunto. Convocaron a una reunión vecinal en el almacén para anunciar que iban a conformar un triunvirato encargado de asumir la conducción del barrio. Sometieron la decisión a votación para hacerlo en forma democrática y contar con la aprobación popular. Mirta Velásquez (la almacenera del barrio), Lucía Tejada y Andrea Atencio fueron electas. Estarán en el cargo, al menos, durante 90 días hasta que se convoque a elección de autoridades. Pero ya están trabajando sin descanso.

El sábado pasado organizaron el festival del vecino con espectáculos artísticos. Hicieron su presentación oficial y comentaron los proyectos a concretar. "Hicimos esta fiesta para lograr que los vecinos se reúnan, nos conozcan y sepan de nuestras pretensiones -explicó Mirta Velásquez-. Y lograr comprometerlos para que formen parte de ésto que es en beneficio de todos".

Entre los proyectos principales está el de construir un club social y deportivo donde se pueda enseñar a leer y escribir a quienes no lo saben, organizar diferentes actividades para contener a los chicos con problemas de adicción o con la Justicia, habilitar una biblioteca popular y una sala de primeros auxilios, entre otras cosas. "Por suerte ya contamos no sólo con el entusiasmo de los vecinos, sino también con el de algunos funcionarios -contó Andrea Atencio-. Desde el área Deporte del municipio de Capital nos han cedido un profesor que le está enseñando fútbol a los chicos".

Entre los proyectos de esta nueva gestión figura la construcción de un club social y deportivo donde, entre otras cosas, se enseñará a leer y escribir a los vecinos analfabetos. Por ejemplo, Nélida Galleguillo es una vecina de 60 años que sueña con aprender a escribir su nombre. Y fue una de las que apoyó a las tres mujeres que asumieron la conducción de la Unión Vecinal del Barrio Manantiales, donde vive desde hace 14 años.

Comentá la nota