En el barrio San Alejo El Municipio desalojó a una familia que usurpaba una casa social

Le restituyó la vivienda a sus adjudicatarios originales, que el lunes fueron a ocuparla y se encontraron con que estaba ocupada.
La Comuna niega que haya habido una doble adjudicación y señala que las personas salientes podría ser ubicada en una casa en el mismo complejo, cuyo titular original falleció la semana pasada.

Ayer por la mañana el Municipio procedió a desalojar a una familia que usurpaba una de las viviendas sociales que se erigen en el barrio San Alejo.

Se trata del grupo integrado por Andrea Rohr y sus 4 hijos, que, según señalaron desde la Comuna, había "actuado de forma desesperada" y procedido a la usurpación de la vivienda, en donde se percató que las ventanas estaban rotas y la cerradura violentada.

La situación tomó estado público cuando el martes los verdaderos adjudicatarios de la vivienda, cuya titular es Catalina Romano, llegaron desde Alberti a ocuparla, pero se encontraron con otra familia en su interior.

"Nosotros dejamos una casita que nos habían prestado en Manuel Alberti y vinimos acá con la llave y nos encontramos con que la casa está ocupada. No vinimos antes porque mi hija discapacitada estaba internada en el Hospital de Niños de Palermo porque tuvo un accidente, y además porque no teníamos los 150 pesos que nos cobraba el flete para traer las cosas. Pero la asistente social nos había dicho que nos quedáramos tranquilos porque nadie iba a usurpar la casa", manifestó Catalina en diálogo con la prensa.

Romero, además, señaló ayer que se habría cometido un error y se habría adjudicado la misma vivienda a dos grupos familiares.

Eso mismo le habría señalado Rohr a Romano. "Aparentemente a las dos nos entregaron el 17 de noviembre las llaves de la misma casa y nosotros la ocupamos el 22 de diciembre; antes alquilábamos una casita en Agustoni. Acá alguien se equivocó y no da la cara y los que nos perjudicamos somos nosotros", sostuvo Rohr.

Sin embargo, ayer la Comuna se dirigió al lugar, con presencia de Prevención Ciudadana y la Dirección de Tierras, una de las dependencias que forma parte del proceso de adjudicación, en donde se procedió a desalojar a los Rohr, quienes habrán admitido, siempre según la versión de la Comuna, haber usurpado la vivienda.

"La mujer que estaba ocupando la casa en ningún momento se negó a abandonarla, sino todo lo contrario. Admitió que no le pertenecía y la dejó en manos de sus verdaderos dueños", explicó la abogada Olga Santiago, titular de la Dirección de Tierras, en diálogo con Pilar de Todos.

Ahora, la vivienda está en manos de los Romano, mientras que se avanza en la posibilidad de reubicar a los Rohr "de manera excepcional" en otra casa perteneciente al mismo barrio.

"Teniendo en cuenta la situación extrema de la familia que había ocupado, actuando con entendible desesperación, la casa social, es muy posible que la ubiquemos en una de las viviendas del mismo complejo, ya que su dueño original lamentablemente falleció días atrás", informó Santiago, señalando que el mecanismo se da en el marco de las excepciones que puede adoptar la Comuna a través de la Subsecretaría de Desarrollo Social.

En ese sentido, la titular de Tierras, señaló que la adjudicación de las viviendas (hay un nuevo plan a través del cual se están levantando 250 más también en cercanías de San Alejo), debe cumplimentar con una serie de requisitos que se establecen desde el Gobierno Nacional, y que luego son 3 áreas, Tierras, Obras Públicas y Desarrollo Social, las que intervienen y hacen el análisis de la situación y se decide la adjudicación.

"Las primeras casas, todas del Plan Federal, son 189 y la segunda tanda de 250. Así que algún criterio de elección hay que establecer porque son más las familias las que se anotan", finalizó la funcionaria.

Comentá la nota