Barriga desesperado por ocupar la intendencia

Muy graciosa resultó la jornada de ayer a nivel político municipal, ya que el presidente del Deliberante no dudó en cortar sus vacaciones (las tenía pedidas hasta el 31 de enero) para llevar a cabo gestiones que lo coloquen, aunque sea por unos pocos horas a cargo del despacho del Ejecutivo.
Los dimes y diretes estuvieron a la orden del día y es evidente que el síndrome de la derrota lo acosa a Barriga ya que el edil hace todo lo posible para decir "acá estoy, la intendencia es mía, mía, mía". Incluso el titular del Deliberante no lo dejó asumir al peperreísta Daniel Pardo, con el cual estaba todo instrumentado –antes del período vacacional- para seguir la línea sucesoria.

En el Concejo Municipal Darío Barriga instrumentó una sesión en donde instrumentó lo necesario para llegar al máximo sillón del Centro Cívico. La desesperación del concejal no pasó desapercibida en ámbitos políticos e incluso causó la hilaridad de aquellos que se enteraban los manejos que realizó el presidente del Deliberante para ser intendente por algunas horas.

La inseguridad es sólo un recurso ya que desde la presidencia del Deliberante se podría instrumentar lo necesario para salvar la coyuntura y por ello es evidente que Barriga extraña el máximo cargo "y no podes superar la derrota que sufriste en las urnas, no sabes nada de política y lo único que te interesa es seguir con el conchabo político", dijo en forma ácida una secretaria muy informada del Concejo Municipal.

Comentá la nota