Más barreras al ingreso de productos brasileños

Mientras Brasil aceptó sentarse a negociar con los empresarios argentinos cupos para sus exportaciones, la Argentina sigue imponiendo restricciones a diversos productos brasileños.
Ayer se publicó en el Boletín Oficial la imposición de licencias de importación no automática para 58 posiciones arancelarias que incluyen textiles, línea blanca, muebles, productos metalúrgicos, entre otros. Desde el ministerio de la Producción se dijo que estas decisiones seguirán apareciendo hasta que estén acordados los mencionados cupos.

Lo cierto es que decididos a evitar que se prolongue el conflicto comercial con Argentina, el presidente Lula da Silva dio instrucciones a sus ministros: buscar la salida negociadora. La primera señal la dio antes de ayer el ministro Miguel Jorge de Desarrollo e Industria; la segunda, mucho más fuerte, vino ayer a la noche con la presencia del canciller Celso Amorim en la Federación de Industrias del Estado de San Pablo, la entidad que concentra casi 40% del PBI brasileño. Allí oficializó la propuesta anticipada por este diario: la de acuerdos de "autolimitación" de exportaciones por la parte brasileña. Funcionan como cupos "voluntarios" a ser negociados entre los propios privados.

Amorim y la patronal paulista discutieron la alternativa que propondrán a sus pares argentinos. Se trata convenios sectoriales privados, homologados por los dos gobiernos, para que los empresarios se "autolimiten" en las exportaciones.

Sin embargo en Buenos Aires ayer prefirieron ser cautos. Sin dejar de mostrar alivio, en la Cancillería y en el Ministerio de la Producción quieren esperar antes de emitir una opinión pública a que se formalice un acuerdo en la mesa de negociaciones.

El cambio en el estilo y en el humor de los negociadores brasileños fue revelado por el secretario de Comercio de Brasil, Welber Barral. En declaraciones a este diario, vía email, el funcionario señaló: "En este tema, la posición del gobierno brasileño es buscar una solución constructiva y conjunta para los problemas que derivan de la crisis financiera internacional". Subrayó luego que "el gobierno (de Lula) vienen trabajando con sus pares de Argentina para buscar soluciones."

Comentá la nota