La barrera contra Botnia sumó un defensor

El Defensor del Pueblo dijo que el Gobierno tiene “una actitud dubitativa” y que lo único que hace es esperar el fallo de La Haya.
El defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, anunció ayer en Gualeguaychú que acompañará las protestas contra la papelera Botnia frente a “organismos internacionales y en la Unión Europea” y criticó la política del gobierno nacional sobre el conflicto con Uruguay: dijo que la Casa Rosada tiene “una actitud dubitativa” y que la única estrategia de Cristina Kirchner es esperar el fallo de la Corte Internacional de La Haya.

En una recorrida por la ciudad símbolo de la pelea de los ambientalistas contra la pastera de origen finlandés, Mondino consideró que el Gobierno “en su momento tomó el tema como una bandera, pero a eso lo fue diluyendo con el tiempo”.

Ante un auditorio que quería escuchar justo esas palabras –integrado por miembros de la Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú– el ombudsman nacional consideró que el planteo de la Asamblea de Gualeguaychú “tendría que ser causa nacional, pero el Gobierno lo ha bajado de esa calificación, y esto no es verdad porque yo lo diga, sino por lo que el Gobierno hace”.

El defensor del Pueblo se comprometió también ante la Asamblea a enviar a Gualeguaychú médicos de la Defensoría del Pueblo para que analicen si, con la planta de Botnia en funcionamiento, se están realizando “las evaluaciones adecuadas” para proteger la salud de los vecinos de esa ciudad. “En Gualeguaychú hemos respaldado los reclamos. Siempre creímos que Botnia vulnera los derechos de la Argentina y de Gualeguaychú”, dijo.

La controversia entre la Argentina y Uruguay por la planta procesadora de celulosa para la producción de papel que instaló Botnia en la margen izquierda del río Uruguay quedó prácticamente supeditada a la decisión de la Corte de La Haya, donde los dos países presentaron sus respectivas posiciones.

El tribunal internacional podría presentar su fallo en 2009, con lo cual tanto el gobierno de Cristina Kirchner como el de Tabaré Vázquez tomaron buena parte de este año como una suerte de tregua en espera de la decisión de esa instancia jurídica.

Mondino aprovechó su paso por Gualeguaychú para reunirse con el presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, y otros productores pequeños y medianos en la filial de local de la Sociedad Rural. “Con Alfredo y otros productores coincidimos en la falta de una política agropecuaria. Yo creo también que después del conflicto, los productores se sienten acosados por el gobierno”, consideró.

Comentá la nota