Barranqueras I, un remolcador que reforzará la ruta del combustible desde San Lorenzo

El interventor del puerto de Barranqueras, Roberto Benítez, mostró su satisfacción por el bautismo del remolcador Barranqueras I, la primera nave de empuje diseñada y construida integralmente en el país y que demandó una inversión de 3.000.000 de dólares.
La misma fue encargada por YPF y construida por el Consorcio de Corporación Naviero y esta es la primera nave de un proyecto que durará hasta el año 2013 destinado a recuperar la construcción nacional de embarcaciones fluviales para el transporte de hidrocarburos. Este es el primer buque de empuje diseñado y construido en la totalidad por ingenieros navales argentinos. Tiene doble casco y de bajo calado, lo que garantiza un alto nivel de seguridad en sus operaciones. El remolcador que está equipado con dos motores diesel que aportan 1300 caballos de fuerza y 350 horas de autonomía-fue montado en las instalaciones del astillero Balpego y el armador de la obra fue la empresa naviera Nacional Shipping, mientras que las empresas Esnaval y Artana realizaron el proyecto y construcción de la nave.

Benítez explicó que se está estudiando en incorporar más barcazas con nuevas tecnologías y volumen de carga, que también se llamará "Barranqueras" para tener un mayor flujo de transporte de San Lorenzo hacia nuestro propio puerto. Debe destacarse que la flota actual de seis barcazas tanque y cuatro remolcadores permite a Argentina Consorcio, transportar al año más de 700 millones de litros de combustibles hasta el puerto local. Esta nueva incorporación abre expectativas para nuestro riacho y la zona y de esta manera consolidar toda la política que se quiere instrumentar respecto del movimiento portuario local. De esta manera se podrá trabajar en forma intensa y. además, revitalizar una ruta esencial para el abastecimiento de combustible del noreste argentino y reactivar nuestra industria naval. Benítez explicó que el gobierno se comprometió con YPF realizar las obras necesarias para el abastecimiento de combustible y salida de los granos se haga con normalidad. Actualmente se terminó la parte de YPF y ahora se está 500 metros de la zona de la desembocadura, avanzando hacia la zona de Cargill, llevando un movimiento de aproximadamente 150.000 metros cúbicos de material. Lamentó el funcionario la bajante del río por la falta de precipitaciones, situación que seguirá hasta el mes de septiembre y ayer tenía una altura de 2,79 en bajante cuando el lunes era de 3,26, bajando o subiendo medio metro, lo que dificulta la navegación y entrada de barcazas ya que se debe aligerar la carga y esto significa mayores costos en todo el movimiento.

Respecto de las jornadas que realizará la Liga Naval Argentina en el Chaco coincidió en rescatar la necesidad que se hagan las obras de dragado y balizamiento de la hidrovía Santa Fe al norte, lo que significaría navegar con mayor seguridad y rapidez en toda la cuenca.

Comentá la nota