Barranqueras está por debajo del nivel de evacuación y el Iguazú en menos de 20 metros

El río Paraná sigue su marcado descenso de los últimos días lo que da un respiro a las poblaciones costeras, pero no un alivio total ya que continúan bajo agua y todavía tendrán que esperar bastante para volver a sus hogares.
Los registros del comienzo de la semana están apenas por debajo del nivel de evacuación estipulado desde Prefectura Naval con asiento en el Puerto de Barranqueras, quienes ayer confirmaron que en 12 horas se produjo una bajante de 10 centímetros y que estas condiciones se mantendrán a partir de que el Iguazú sigue con un pronunciada baja la que llevó a que esté por debajo de los 19 metros.

Desde prefectura detallaron que el último nivel obtenido el domingo daba cuenta que el Paraná en esa zona se encontraba a 6,58 metros, en tanto que a las 2 de la madrugada del lunes la altura del agua había llegado a los 6,54 metros y pocas horas después alcanzó los 6,48 metros, mientras que a las 20 ya era de 6,42, unos 16 centímetros que 24 horas antes. Desde prefectura expresaron que la estimación es la continuidad de la bajante, de todas maneras el agua está en los niveles de alerta por lo que se mantienen los patrullajes costeros y la asistencia a las familias que están evacuadas o aisladas.

Cabe destacar que el 24 de octubre el Paraná superó el nivel de alerta y pocos días después llegó a los registros de evacuación, pero con los datos de ayer se confirmó que el pico de la creciente pasó y ahora se espera que comience a normalizarse la situación para las familias afectadas.

Los pescadores señalaron que el agua está dando un respiro y que de seguir la bajante las familias en poco tiempo podrán regresar a sus hogares, porque en las altas cuencas se dieron descensos bruscos a tal punto que el Iguazú ya estaba en 17,80 metros y en bajante, por lo que no se espera que por ahora no se de una segunda creciente.

Con este panorama se confirma lo que estableció la Administración Provincial del Agua (APA) quienes hicieron público que esta crecida del Paraná está originada por la cuenca del Iguazú por lo tanto son rápidas en su crecimiento, pero también desaparecen rápidamente.

El ingeniero Hugo Rohrman señaló hace unas semanas que "estamos en el comienzo de un período de lluvias que están claramente focalizados sobre el litoral misionero y la zona de la cuenca del Iguazú y sobre esa base es que hay que estar atentos por si se produce otro pico distinto a este".

Comentá la nota