La barra brava de Godoy Cruz se acerca a Kirchner para ir al Mundial

Como parte de "Hinchadas Unidas", una creación del kirchnerismo, busca ganar protagonismo y viajar al Mundial. Una ONG denuncia impunidad y negociados.
El Tomba está en primera y su barra brava quiere seguir el mismo camino, aunque no en el campo deportivo. El grupo de choque del club Godoy Cruz se sumó a las barras de los principales clubes de del país en "Hinchadas Unidas Argentinas".

Ese grupo tiene pensado formarse como ONG, aunque con fines poco altruistas. Prometen promover la no violencia y el "autocontrol" en las canchas, pero el objetivo prioritario es conseguir financiamiento para viajar al Mundial de Sudáfrica. Y para ello el campo elegido es el político. Por eso le rinden pleitesía al ex presidente Néstor Kirchner y negocian con allegados a la Casa Rosada.

La adhesión kirchnerista de los tombinos no se disimula, pues el estadio Malvinas Argentinas estuvo adornado también con la bandera argentina y el logo "Kirchner Vuelve". Los que conocen a esa barra aseguran que no hay pasión política detrás, sino más bien un fin práctico: conseguir protagonismo en el concierto de hinchadas y ganar espacio para viajar al Mundial. La tarea no es sencilla, pues cada pasajero deberá conseguir financiamiento para costear los 10 mil dólares que cuesta un paquete básico para viajar y ver la primera fase de la Copa.

La pretendida ONG también tendrá que sortear varios obstáculos. Antes de inscribirse ya hubo una presentación en la Inspección General de Justicia para impedir esa membresía que hizo Salvemos al Fútbol, una organización formada por ex dirigentes y víctimas de la violencia en las canchas.Esa organización amplió, además, una denuncia penal contra las barras en la que se los acusa de generar violencia y hacer negocios con las entradas.

"Quieren poner la seguridad en manos de los que nos pegan en la cancha.Es una locura que cuenten con apoyo político", asegura Mónica Nizzardo, presidenta de la ONG.

La barra del Tomba es liderada desde hace varios años desde el barrio La Gloria por la familia Aguilera, varios de los cuales arrastran causas penales por delitos graves.Daniel (el "Rengo") es el jefe y cerebro del grupo. Se encarga de la logística en cada partido, hace de enlace con las autoridades y tiene participación en los operativos de seguridad, pues tiene línea directa con la Policía.

Todo se comanda desde la manzana B de esa barriada, lugar obligado de concentración antes de cada viaje y partido.El vienes a la medianoche, por ejemplo, desde allí partieron los dos colectivos de Flecha Bus rumbo a Buenos Aires.

En Capital, Aguilera y los suyos se juntaron con la hinchas de Chacarita, una de las barras amigas. De hecho, los vecinos recuerdan su última visita a Mendoza. Como no podían ir a la cancha (Chacarita jugaba conIndependiente Rivadavia), los Aguilera les organizaron a sus amigos porteños una recepción en la manzana B, con asado y pantalla gigante para ver el partido incluidos.El ritual suele repetirse con otros, como la hinchada de Lanús.

El poder de Aguilera (que se mostrado escéptico respecto del acuerdo K, pero no contestó los llamados de este diario) ha crecido.Hasta hace poco para poder ir a la cancha "copaban" colectivos de línea. Ahora, cansada de eso, la empresa El Cacique pone a disposición de la barra tres ómnibus por partido. A otras provincias viajan en colectivo con pasajes "puerta a puerta" y boleto subsidiado.

"Para entrar con la barra a la cancha tenés que llevar algo en la mano, una bandera, un palo, cualquier cosa. No hace falta entrada y ni siquiera te revisan", relató un joven que gozó de esos privilegios.

Según explican en La Gloria, la presencia del Tomba en primera "jerarquizó" a los Aguilera y el derecho de admisión lo ejercen con rigor. "Antes se juntaban en las esquinas, ahora se juntan en bares y andan en mejores autos", aseguran.

Igualmente reconocen que "ahora está todo más tranquilo en el barrio y se cuida más a los vecinos", porque nadie les discute el poder. Los rivales en esa pelea por la conducción estaban en el Campo Papa y el barrio Foecyt, así como en otros sectores ajenos a las manzanas A, B y C de La Gloria.

Kírchneristas de tablón

La barra del Tomba no tiene una identificación política muy definida. Tuvo fuerte relación con el gobierno de Julio Cobos y la mantiene con algunos allegados a la Municipalidad de Godoy Cruz, todos ellos radicales. Pero también tiene llegada al Gobierno provincial y ahora es adherente al kirchnerismo.

"Existe una idea política, que en las hinchadas del fútbol argentino se canta la marcha peronista. Estas ideas peronistas fueron puestas en práctica por Néstor Kirchner. Al peronismo se lo practica, y quien mejor lo expresó es Kirchner", dice el comunicado firmado, entre otros, por Aguilera. Algunos referentes del barrio aseguran que la barra del Tomba ha prestado "militantes y bombos" a varios actos de distintos gobiernos (incluidos los de Cobos yJaque).Pero que "no se presta para llevar gente a votar".

Según explican los ex dirigentes, detrás de todo hay grandes negocios. "Las hinchadas participan de los negocios del club, como los quioscos del Estadio y otras cosas. Se maneja mucho dinero y se cobran peajes", aseguró Nizzardo.

El presidente de Godoy Cruz, Mario Contreras, asegura tener un contacto restringido con los barras. "Cuando vienen a algún entrenamiento los dejamos entrar, pero nada más", asegura. Sobre la participación de los tombinos en Hinchadas Unidas, Contreras aseguró no saber nada fuera de lo que salió en los medios.

"En la AFA no se trató el tema", aseguró. De la misma manera, se negó a informar sobre la cantidad de dinero que el Tomba recibe del Estado."Yo sólo tengo que informarle a los socios", dijo.El Estado es uno de los principales auspiciantes del Tomba. Hasta el 2007 recibía casi 200 mil pesos por el auspicio, sin tener en cuenta el Casino, otro de los sponsors. "Las barras no pueden funcionar sin la participación de dirigentes y funcionarios. Esto no lo pueden negar", asegura Nizzardo.

Hinchadas Unidas está formado por 11 barras.El enlace político es el kirchnerista Marcelo Mallo y aunque Kirchner es fanático de Racing, el cerebro del grupo es Pablo "Bebote" Alvarez, jefe de la barra de Independiente.Esa pieza garantiza, por ejemplo, el apoyo de Hugo y Pablo Moyano, jefes de la CGT y del sindicato de Camioneros, dos fanáticos del Rojo

Comentá la nota