Los barones peronistas del conurbano pusieron candidatos en ambas listas

Los barones peronistas del conurbano pusieron candidatos en ambas listas
Descalzo, Curto y Cariglino, entre otros, apelaron a la estrategia encubierta de apostar a las dos listas. Es un anticipo de la disputa que estallará en el PJ bonaerense después del 28 de junio. ¿Hoy una candidatura K, mañana una traición?
Una negociación subterránea y afiebrada multiplica las reuniones entre algunos viejos barones del conurbano y la cúpula del PROperonismo, a sólo cinco semanas de las elecciones y con la discusión del poskirchnerismo como eje temático.

Las encuestas, y los títulos alarmantes de algunos medios de comunicación, anunciando una probable derrota de Néstor Kirchner en las elecciones del 28 de junio, provocó, casi como un acto reflejo, que varios intendentes del Gran Buenos Aires volvieran a tejer lazos con los negociadores del duhaldismo.

Hay, básicamente, dos estrategias. Una es permitirles a los intendentes acercar nombres "amigos" a las listas de Unión-PRO, la otra es dividir las nóminas, para permitir un triunfo cómodo a los intendentes.

Crítica de la Argentina verificó los lazos de los candidatos del PROperonismo con varios jefes comunales y reconstruyó parte de la trama de los negociadores de ambos lados.

El cerebro en las sombras de la ingeniería anti-K es Juan José Álvarez. Juanjo es ex intendente de Hurlingham, ex ministro de Seguridad de Ruckauf y ex ministro de Justicia y Seguridad durante el interinato de Eduardo Duhalde en la Presidencia de la Nación. Su estrella en ascenso se eclipsó con la aparición de Néstor Kirchner en la escena pública por alguna razón no del todo conocida y se oscureció ante la revelación de su pasado en la SIDE durante la última dictadura militar. A fines del año pasado era el jefe de los asesores de Francisco de Narváez hasta que pegó un portazo y recaló al lado de Mauricio Macri, a quien ve como el próximo presidente de los argentinos. Para la negociación cara a cara con los intendentes envía a uno de sus lugartenientes, Jorge D’Onofrio, quien lo acompañó en la Secretaría de Seguridad como director de relaciones con la comunidad y luego en el Ministerio de Justicia.

D’Onofrio es ahora el primer candidato a senador provincial en la primera sección electoral –Norte y Oeste del GBA– en la lista de Unión-PRO. Negoció, por ejemplo, con el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, armar la lista de Unión-PRO del distrito. Lo hizo en el antedespacho del jefe comunal en el primer piso del municipio. Participaron entre otros, el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Nadal, y el secretario de Gobierno, Alfredo Almeida, que se negó a dar el salto. Allí acordaron que la lista la encabece, el jefe de asesores del intendente Osvaldo Marasco.

En el partido de Tres de Febrero, Hugo Curto, que durante la campaña de 2003 había dicho que hacer un acto con Néstor Kirchner era como "pasear un perro muerto", ofreció a su ex director de Empleo, Martinelli, como cabeza de lista. En segundo lugar de la lista de la oposición PROperonista va Lucía Britos, hija de uno de los mejores amigos del metalúrgico Curto, Eduardo Britos.

En Malvinas Argentinas, las apetencias del PROperonismo eran más importantes. Hasta último momento se negoció el pase del procesado intendente Jesús Cariglino a las filas opositoras. A De Narváez casi se le escapa en un reportaje televisivo. Con él pensaban quebrar la hegemonía K en el conurbano.

D’Onofrio visitó varias veces el despacho de Cariglino –también dicen que son muy amigos– con distintas ofertas y el acuerdo, comentan en Malvinas, es esperar los resultados de junio. Por lo pronto, gracias a su flirteo con el PRO, consiguió que su hermano Roque fuera candidato a senador en el oficialista FJPV.

Pero igual jugó a dos puntas y las listas del PROperonismo se hicieron en sus oficinas: las armó Hugo Oroño, ex secretario de Industria y asesor del intendente en un mano a mano con D’Onofrio. En primer lugar va Mario Gualmes, esposo de la concejala oficialista Sonia Alfonso y segundo Daniel Costilla, otro aliado histórico de Cariglino y su gente.

En San Miguel, como el intendente K, Joaquín de la Torre, no los quiso atender, hablaron con el diputado provincial del distrito, Franco Laporta, y le ofrecieron que su tío Hipólito Fuentes encabece la lista opositora de la comuna. O sea, Franco armó la lista oficialista y también la del PRO.

Comentá la nota