Baro explicó la moratoria pero siguen las dudas en el Concejo

El Concejo Deliberante recibió a la secretaria de Economía y Hacienda de la Municipalidad, Malena Baro, para que la funcionaria expusiera las bondades de la moratoria que el gobierno local pretende instalar con el pretexto de aumentarle el salario al personal.
En horas de la mañana, quien maneja el timón de las finanzas comunales se entrevistó con los concejales en el Salón Azul y al cabo de noventa minutos les habló, principalmente a los ediles que caminan por la vereda no oficialista, de la necesidad de apelar a un plan de regularización fiscal para almacenar fondos y acallar el reclamo de los empleados.

Pero por lo que se escuchó luego de esa reunión, el esfuerzo de Baro por revertir el escepticismo que el régimen de pagos había causado en el seno opositor quedó a mitad de camino.

A mitad de camino porque en algunos que habían manifestado una postura férrea en contra del proyecto se notó una predisposición a analizar el planteo del Departamento Ejecutivo, pero en otros continuó el mismo criterio de total desacuerdo con la moratoria.

Oposición

Entre los testimonios recogidos por La Verdad al término del encuentro, el de María Teresa Lawler dejó abierta una pequeña luz a que su bloque, el MID, pueda rever su pensamiento contrario a esta nueva oferta de normalización tributaria.

"La moratoria es una cosa inmoral, porque está premiando al que no cumple. Y aquel que cumple está pagando con un dinero que no tendrá el mismo valor dentro de un tiempo, cuando el evasor si digne a cancelar sus cuentas", comparó la concejal desarrollista.

De todos modos, dijo comprender que "acá hay que recaudar un dinero que hace falta para un aumento de sueldos que es totalmente necesario. Entonces, si el seguimiento que se le hace a los deudores no es suficiente para captar los fondos que se requieren, quedan dos alternativas: aumento de tasas o moratoria. En forma obvia, me inclino por la moratoria".

Cuando se le preguntó si esa conclusión era un voto adelantado a favor de la iniciativa municipal, Lawler aclaró que "lo tengo que pensar bien, porque por ahí aparece alguna posibilidad que no es una ni la otra".

"No obstante eso, todos los bloques vamos a manifestar nuestra postura en la reunión de la Comisión de Presupuesto, el miércoles", agregó.

Adrián Feldman, del interbloque Coalición Cívica – Reencuentro con Junín, se refirió a los supuestos premios que el Departamento Ejecutivo otorgaría a los buenos contribuyentes.

"No significa que el premio vaya a ser de diez mil pesos, sino que establecer una partida es una forma de cumplir con una de las obligaciones que determina el Tribunal de Cuentas. Eso lo tiene que definir el Ejecutivo", explicó.

En cuento al proyecto en sí, manifestó que junto a Magdalena Ricchini "lo estamos analizando", tras lo cual habló de las advertencias de la asociación sindical comandada por Daniel Rossetti.

"Nos molesta porque estamos dispuestos al diálogo pero no así a ningún tipo de presión. No va a influir en la votación, tanto si el voto es positivo como si es negativo", aseguró.

Mientras tanto, Ismael De Luca fue severo y contundente en sus apreciaciones: "Me parece incorrecto transferir el aumento de los sueldos a los concejales. Debe haber un presupuesto donde esté contemplado el aumento de costos y de precios".

"Cuando nos juntemos con Gustavo vamos a decidir. Pero son dos cosas totalmente distintas: el Intendente tiene que arreglar con los municipales y no que esa mejora que vaya condicionada por un incremento en el cobro de la morosidad. Me parece una barbaridad, algo totalmente desubicado. Transfiere un problema y nos vuelve a enfrentar con el pueblo", acusó.

Comentá la nota