Barneche calificó a declaraciones de Lizurume como «patética hipocresía»

En una dura respuesta a las declaraciones realizadas a EL CHUBUT por el ex gobernador José Luis Lizurume, el presidente de la Convención Provincial de la UCR, Raúl Barneche, expresó que las críticas que desde Militancia y Compromiso se hacen a la conducción partidaria «ya han dejado de ser curiosas o risueñas para comenzar a constituirse en una verdadera pieza de patética hipocresía», y dijo que como autoridad partidaria jamás ha recibido de este sector «una sola actitud de participación, propuesta o crítica que no sean los cacareos periodísticos».
El dirigente radical denostó la actitud de «hablar de los intereses del partido desde la conveniente ausencia de todos y cada uno de los comités de la Provincia, desde la participación funcional en distintos estamentos del gobierno de Das Neves», y el utilizar «una fantástica memoria selectiva al hablar de internismos».

Afirmó que los comités de toda la Provincia están abiertos, y la Convención se reúne periódicamente, por lo que «sería importante que en cada una de las convenciones que se realizaron en la Provincia los comprometidos dirigentes de Militancia y Compromiso se hubieran presentado y de cara al radicalismo chubutense le hubiesen expuesto sus planes de fortalecimiento partidario».

Para Barneche, figuras como Lizurume, en vez de exponer «sus esquemas programáticos alternativos al Gobierno, o sus ideas renovadoras que permitan la recuperación electoral de la Unión Cívica Radical», lo que hacen es «continuar ocupando cargos en el Ejecutivo o mantener su silente actitud de connivencia».

Por ello, pidió a los radicales que «debemos continuar trabajando en la vital tarea de recuperar la posición electoral que tuvo el radicalismo», y dijo que en este desafío «deberían estar involucrados todos los radicales, en especial los que usufructuaron las máximas representaciones institucionales en la Provincia y el país gracias a la Unión Cívica Radical».

Y concluyó sosteniendo que «sabemos por otra parte que es espinoso dejar de ser oficialismo para aquellos que asumen con delirios de eternidad, y duro es también, mantener los principios y convicciones cuando no concuerdan con los personales intereses».

Comentá la nota