Barletta vetó el congelamiento de la Tasa

Cuando el Concejo aprobó sesiones atrás el proyecto de la edil Alejandra Obeid, el cual prohíbe aumentar la TGI por dos años, mas allá de que a Legislatura apruebe la Reforma Tributaria en la provincia. El intendente había asegurado que no entendía lo de "votar por las dudas que pase algo". El justicialismo buscará mañana rechazar el veto.
"Obsérvase totalmente la ordenanza Nº 11.625, sancionada por el Concejo Municipal el 22 de octubre de 2009 (...)", reza el texto del decreto 1.828/09, por el cual el intendente Mario Barletta vetó el congelamiento de la Tasa General de Inmuebles por dos años, aprobado por el cuerpo legislativo en la fecha antes mencionada. El objetivo que perseguía la norma que se dejó sin efecto era no permitir que se actualizara el valor del tributo en la ciudad, aunque el gobierno provincial decidiera incrementar el impuesto inmobiliario.

La iniciativa, impulsada por la concejala Alejandra Obeid (Santa Fe Federal), contó con el apoyo de sus compañeros de bloque y los ediles del Frente para la Victoria y de 100% Santafesino, menos los del Frente Progresista Cívico y Social. Los argumentos del oficialismo por entonces apuntaron a la falta de sentido de la norma, ya que se podía rebatir con otra que determine dejar sin efecto a la primera.

En los fundamentos del decreto se lee que "el presupuesto es una estimación de recursos y gastos que conforman la autorización legal que el Concejo le otorga al Ejecutivo para llevar adelante políticas, planes y programas que se proyectan anualmente para dar respuesta a la ciudadanía santafesina que lo eligió a través del voto". A su vez, destaca que es la Secretaría de Hacienda la que elabora el presupuesto en base a los lineamientos y prioridades que establece el intendente.

En base a un informe de dicha secretaría, el mandatario municipal comprende que "el congelamiento del valor de un recurso que ha integrado el presupuesto en los dos últimos ejercicios consecutivos implica una limitación a una herramienta fundamental para llevar adelante las políticas mencionadas quitándole flexibilidad y utilidad". A su vez hace referencia a que implica "una mengua al DEM de facultades imprescindibles para la ejecución de acciones que la ciudadanía precisa cambiantes en el tiempo por naturaleza".

Otro de los fundamentos que el texto expone tiene que ver con la situación financiera nacional a la que caracteriza como "una realidad inflacionaria difícil de prever y con constantes vaivenes", y agrega que resulta "irrazonable congelar un recurso relevante como la TGI, limitando la capacidad de acción para hacer frente a situaciones extraordinarias que puedan presentarse". Así se insiste en que "limitar el movimiento de uno de sus recursos propios más importantes contribuye a dañar el principio de la autonomía municipal, disminuyendo la capacidad de incrementar los recursos y generando mayor dependencia del recibo de fondos nacionales o provinciales".

Se define mañana jueves

Esta mañana la concejala Obeid aseguró que en la sesión de mañana intentarán el rechazo del veto, para lo que espera contar con el mismo apoyo por el que se sancionó su propuesta.

"En los fundamentos del veto, el intendente dice que tiene facultades para tomar esa decisión y que el congelamiento limita una herramienta fundamental para concretar planes y proyectos; pero vemos que a partir del último aumento de la Tasa -hace dos años- los servicios no son mejores en la ciudad. La TGI se cobra a cambio de servicios a los vecinos que no se modificaron", manifestó la edil.

A su vez, señaló que si bien el Ejecutivo tiene facultades de fijar los montos de los tributos, el Concejo también puede hacerlo.

Obeid además dijo que si para el municipio es difícil prever y soportar la inflación y los vaivenes de la economía, "más difícil es para el vecino".

Comentá la nota