Bariloche puede generar biocombustible a partir de aceites vegetales usados

De prosperar el Acta Acuerdo impulsado entre el Municipio, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la empresa RBA Ambiental y la Asociación Hotelera Gastronómica, los aceites vegetales usados serían recolectados y utilizados para generar biocombustible.
Se trata de un proyecto piloto a escala territorial, con implicancias en las provincias de Río Negro y Neuquén, que consistiría en la capacitación en buenas prácticas de fritura, la recolección ordenada de los aceites en tambores de 100 a 200 litros, y el traslado a una planta elaboradora de biocombustibles instalada en la provincia de Buenos Aires.

Según se informó desde el municipio, la filosofía del plan propuesto por el INTI sería la puesta en marcha de un círculo virtuoso que integra el mejoramiento de la salud, el cuidado del medio ambiente y la generación de energía a partir de residuos, sin desnaturalizar el fin primario de los alimentos.

El intendente Marcelo Cascón se mostró muy interesado en que Bariloche sea pionero de esta alternativa de solución: “Por un lado, le daríamos repuesta a un problema concreto que afecta a nuestra comunidad. Y por otro lado le daríamos al turista un mensaje positivo, mostrando que es posible trabajar por la salud del ambiente”.

Sebastián García y Valeria La Manna, integrantes de la Unidad de Extensión INTI Bariloche, remarcaron que “la solución para el problema de los aceites usados se inicia con el relevamiento de información en el sector generador de aceites y la capacitación en buenas prácticas de fritura. Esta iniciativa de compromiso y cooperación seguramente se constituirá como un ejemplo en el país. En pocos días se comenzará a realizar una encuesta local para conocer los volúmenes de aceite y diseñar el esquema de recolección”.

Por su parte Luis María Astarloa, de la empresa RBA Ambiental, resumió la esencia del plan: “Tenemos que tomar conciencia que tanto los restaurantes y domicilios particulares generan residuos líquidos, al recolectarlos y utilizarlos para biocombustible, lograríamos evitar que vayan a la basura o a la cloaca, también evitaríamos su eventual reutilización en la gastronomía, y además tendríamos un retorno económico al generar biocombustible”.

Omar Guerra, de la Asociación Hotelera Gastronómica, se comprometió a impulsar el proyecto desde la Asociación y, junto a los principales referentes del sector, trabajar en forma mancomunada y coordinada. “Para nosotros el aceite es un gran problema, y si bien conocíamos la posibilidad de utilizarlo para biocombustible, ahora lo vemos como algo concreto: La clave de nuestro compromiso reside en el hecho de facilitar el servicio de acopio y recolección”.

El subsecretario de Medio Ambiente, Luciano Signore, ya trabaja en un diagrama de relevamiento y pruebas piloto para evaluar las ventajas de la utilización del biocombustible en los distintos vehículos del municipio con el objeto de cerrar el esquema de recolección, transformación y utilización posterior.

“Investigando el proceso de deterioro del aceite hemos profundizado la información sobre cómo aparecen elevados niveles de compuestos tóxicos, que ponen en riesgo la salud de los clientes de los establecimientos y de los trabajadores en las cocinas”, expresó a su turno Alejandra Flores, Licenciada en Tecnología de Alimentos del INTI, Centro Cereales y Oleaginosas. En una charla brindada al sector en el marco del Primer Encuentro Gastronómico 2008 expresó: “De la mano de este proyecto, también nos proponemos capacitar a los trabajadores y empresarios, para que puedan cuidar su salud y la de los consumidores. Ofrecemos métodos para mitigar el deterioro del aceite y así optimizar su recambio: el aceite bien utilizado dura mucho más”.

Comentá la nota