En Bariloche los distintos sectores internos de la UCR acordaron cumplir con los pasos establecidos para una normalización definitiva del partido.

En respuesta a los dichos del presidente de la UCR, Gerardo Morales, quien afirmó que el 3 de abril se interviene nuevamente el partido en el distrito, el Plenario del radicalismo rionegrino ratificó en Bariloche que se cumplirá el acta acordada con el Comité Central. Habrá además internas para definir el candidato a diputado nacional antes de finalizar el primer semestre. El sector orgánico respaldó esta postura, más allá que comparta con Morales los resquemores por el alineamiento del gobernador Miguel Saiz con el gobierno nacional.
El compromiso de cumplir con el acta acordada con el Comité Nacional para la normalización del partido en el distrito y llamar a internas para definir el diputado nacional fue firmado por la la totalidad de la conducción, encabezados por Jorge Pascual, Jorge Ferreira y Juan Pablo Alvarez Guerrero. Adhirieron Fernando Chironi, Pablo Verani, Bautista Mendioroz, es decir, los principales referentes internos.

No obstante, va a ser muy trabajoso desactivar los resquemores de la conducción que encabeza Gerardo Morales con un distrito donde el sector que respalda a Saiz quiere caminar en el equilibrio de encuadrarse formalmente en el partido nacional, pero no romper lanzas con su alineamiento con el gobierno nacional.

Los avances de acuerdos a nivel nacional con la Coalición Cívica con vistas a los próximos compromisos electorales definen un sesgo fuertemente opositor al kirchnerismo y cierra toda posibilidad que Río Negro o cualquier otro distrito tenga lazos amistosos con el gobierno nacional y con el titular del PJ.

Ya lo dijo Fernando Chironi: "Queremos un partido que sea parte de un proyecto nacional, que se alinee con las decisiones y las estrategias nacionales del partido”.

Enfatizó que "el partido de Río Negro firmó un acta-compromiso donde ha dicho que reconoce su pertenencia a un partido nacional y el cumplimiento de las estrategias electorales nacionales para el 2009 y el 2011. Eso implica decir que el radicalismo va a formar parte de una fuerza que tiene la pretensión de alcanzar el poder en el 2011, de presentarse como una alternativa superadora al actual modelo de la presidenta Kirchner".

Se dice que la única manera que no se vuelva a intervenir el partido es que el candidato a diputado represente claramente una oposición clara al gobierno nacional; esto es lo que quiere la conducción nacional.

Esto se da de bruces con los objetivos del gobernador Saiz y del oficialismo partidario en la provincia.

Por eso, más allá de la imagen de unidad que quiso dar el plenario en Bariloche, el tránsito de este 2009 para consolidar la normalización y la convivencia de los distintos sectores internos se presenta muy difícil.

Comentá la nota