“Barillari negrea, despide y reprime a los obreros”

A través de un comunicado de prensa titulado “Barillari negrea, despide y reprime a los obreros”, el Partido Obrero se solidarizó con los 300 trabajadores que fueron desafectados de la firma Barillari SA en las últimas semanas y que, tras mantener tomado el edificio de José Hernández y avenida Juan B. Justo, fueron desalojados por la policía el pasado viernes a la madrugada.
En ese sentido, desde el PO señalaron que “contra las voces quejosas de las cámaras empresarias, y a pesar del conflicto de los marineros y de la cacareada subida de los costos, el SENASA publicó un informe con un incremento en los volúmenes de exportación de más de 10% y un incremento del precio internacional de la merluza de u$ 2100 a U$ 2500 la tonelada con relación al 2007. Es decir que van por un nuevo récord de captura y de rentabilidad, pues además ya lograron el reintegro de las retenciones a la exportación-que ya eran irrisorias: de entre el 5% y 10%-”.

“Lo que es incontrastable con esto –añadieron- es el pronunciado deterioro del caladero de esta especie. Además en tierra, contradictoriamente con esas cifras, ha caído la ocupación de mano de obra pues se exporta más pescado sin procesar”.

En tanto, la organización hizo hincapié en que “las empresas también han pasado mayor cantidad de personal a convenios “pymes”, que no cuentan con garantía horaria, y mejoran la “productividad” o la explotación del obrero”.

“Mientras en el conflicto con los marineros se ha dictado la conciliación obligatoria por 10 días, en tierra la empresa Barillari ha dejado en la calle 350 trabajadores que se desempeñaban en pseudo-cooperativas, es decir en negro”, indicaron en otro párrafo, tras lo cual puntualizaron que la “política de la empresa, que ya ha cerrado plantas en el sur, parece ser la de conservar el negocio de la captura-con sus barcos, astillero, etc. y dejar el procesamiento y el transporte, dónde tiene paralizada toda la flota de camiones y conflicto con los choferes”.

“El puerto de Mar del Plata que ahora ya superó la mitad de los desembarques del total nacional, es una caldera dónde se acumulan disputas por los cupos de un recurso (la merluza) al borde del colapso, el brutal atraso salarial en todos los gremios, miles de trabajadores en negro y precarizados y las disputas entre las cámaras, por lo queda del recurso”, sentenciaron.

En ese sentido, el PO reflejó que “al contar con el apoyo de todo el poder político, negreros como Barillari no sólo actúan y vacían sus empresas impunemente, sino que mandan a reprimir a sus obreros, mientras sigue vendiendo pescado a terceros”.

En consecuencia, desde la agrupación Bordó de los Obreros del Pescado se pronunciaron a favor de que “Barillari vaya preso y deje de reprimir a los obreros; la reincorporación de los despedidos; la estatización y puesta bajo control obrero de toda empresa que despida y/o cierre; además de la garantía horaria para todos los operarios y la plena vigencia de los convenios marítimo y del CC /75 para todos”.

Además, exigieron “salarios mínimos iguales a la canasta familiar, la declaración de la pesca y procesamiento como actividad insalubre, la organización de comisiones obreras de control y fiscalización en mar y en tierra, la ejecución de un plan de lucha conjunto de la CGT y CTA, y la realización de un congreso obrero que discuta y resuelva una salida sustentable a la actividad de la pesca nacional”.

En declaraciones a 0223.com.ar, Mabel Berón, integrante del Comité Regional Mar del Plata del Partido Obrero, dijo que desde el sector se “solidarizan con los fileteros echados” al indicar que “Barillari es un animal de viejas costumbres, que tiene trabajadores en negro y los despide a mansalva cuando se le antoja”.

Comentá la nota