Barillari deja el tendal en Comodoro

Desde el sindicato de la Alimentación, el delegado Oscar Lapalma planteó que de aplicarse las sanciones de quita de permisos a la empresa pesquera Barillari por el incumplimiento del pago de sueldos a su personal, la provincia debería redistribuir los permisos de ésta entre otras empresas de la ciudad que, como condición, deberían absorber al personal que quede cesante en ésta.
Esa propuesta sería impulsada a partir de que durante el viernes y sábado continuaron recibiéndose telegramas de despido, que si bien hasta ahora suman una treintena, "nos dijo un empleado administrativo de la empresa que se despediría a la totalidad del personal".

De este modo, alrededor de 120 trabajadores de planta y otros 50 distribuidos en la flota de la empresa y pertenecientes al Somu quedarían cesantes, por lo que Lapalma planteó que una de las alternativas que se buscará será la redistrbución de permisos (con cupos de captura) para otras empresas de la ciudad.

"La condición sería que absorban a los trabajadores, que en nuestro caso son 120 -precisó-. En otro momento se intentaron distribuir permisos sin cupo y esto provocó el rechazo de las empresas, porque como dijo un empresario español, es como darles un taxi sin ruedas. Pero si se les entregan permisos y cupos de captura que esta misma empresa va a dejar de utilizar, podría ser una alternativa para otras empresas que estén dispuestas a seguir trabajando, pese a la crisis".

Mientras, el grupo de empleados de la planta que mantuvo el piquete frente a la empresa en la zona portuaria se preparaba para resistir la situación, en la incertidumbre de no saber cuándo podrían contar con algún tipo de aporte para paliar las dos quincenas de octubre y primera de noviembre que conforman la deuda salarial.

A esto se suma el reclamo por el pago con cheques sin fondo que había hecho la empresa, según refirió Lapalma, por acuerdos que fueron homologados por la Subsecretaría de Trabajo y que son motivo de un reclamo judicial, que derivó en el dictamen de embargos preventivos para la empresa, sobre infraestructura y mercadería.

"Hay unos 20 toneladas de langostino en la planta -dijo Lapalma- y un solo barco había pescado unas 158 toneladas, eso quiere decir que no hay problemas de captura. Y en agosto tenían cupo y tampoco salieron a pescar, por eso rechazamos los argumentos de la crisis general. Además están enviando los telegramas pero n dicen nada de la indemnización a la gente, que es el otro reclamo que vamos a plantear, porque además hay gente que está cansada de esto y ya nos dijo: que nos paguen la indemnización y nos vamos".

Comentá la nota