Bardeggia presentó el expediente sobre excensión impositiva a la UTE Flavors y Masily SA a la fiscal Daniela Zágari

El legislador del Foro Rionegrino, Luis Bardeggia, anunció que pretende que su denuncia referida a la excensión impositiva a la UTE constituída por Flavors y Masily SA “otorgada en forma irregular” pase al plano judicial y que por eso elevó “el expediente completo y los considerandos que estoy haciendo” a la fiscal penal Daniela Zágari.
Dijo a la agencia APP que “se han otorgado beneficios de manera incorrecta y todo el expediente tiene falencias severas”. Afirmó que la respuesta recibida en este sentido por el ministro de Hacienda, Pablo Verani, “no me conformó en absoluto, al contrario, me parecieron respuestas evasivas, insuficientes y por momentos que no dice la verdad”. Indicó no obstante que “esto no es una cuestión personal, yo no quiero generar ninguna cuestión de confrontación con un funcionario, a mí no me interesa, lo que sí me interesa es ejercer mi responsabilidad”.

Explicó Bardeggia que “mediante una resolución se le otorgaron excensiones fiscales de ingresos brutos e impuesto a los sellos por partida doble, por un lado a la empresa Flavors y por otro lado a la UTE constituida por esa firma y Masily SA. La extensión fiscal a la UTE es absolutamente incorrecta, otorgada en forma irregular, porque si uno se atiene al objeto de la UTE que está expresado en su instrumento constitutivo, que es muy cortito, se constituyó para participar en la licitación pública número 90 del año 2005 del Ministerio de Familia. Esto no encuadra en ninguna de las 50 actividades que están enumeradas en el decreto reglamentario de la ley de promoción industrial, que es el marco legal para otorgar las excensiones”.

Dijo que en este marco “es muy difícil entender porqué se ha otorgado la excensión, cómo es que los propios organismos de control, como es la Fiscalía de Estado, que participa del expediente dando el visto bueno, u organismos como el Ministerio de Producción, avalan esto, esta excensión a partir del 15 de junio del año 2006 hasta junio de 2007 y luego se prorroga desde el 1 de enero de 2008 hasta el último 4 de noviembre, fecha en que fue suspendida”.

Por otra parte, denunció a la agencia APP que cuando se otorga la excensión “tanto Flavors como la UTE registraban deudas impagas con la Dirección General de Rentas. Tanto es así que cuando se extingue el primer año de beneficios, las empresas piden prórroga, la provincia le otorga la prórroga pero ahí advierten que si no cancelan la deuda no les pueden dar la prórroga. Las empresas qué hacen, no cancelan, hacen un plan de pago, y ahora el plan de pago está incumplido, porque las empresas deben los períodos del año 2006, cuatro o cinco cuotas consecutivas impagas. Y además el gobierno ahora le ha pagado algo más de cuatro millones de pesos, estamos hablando de empresas que tienen planes de pago caídos”.

Informó además que solicitó información al Municipio de General Conesa, donde está radicada la planta, “y me contestaron que desde que la empresa se radicó en Conesa hasta el día de la fecha, esto fue el 12 de noviembre, la empresa no pagó una sola tasa municipal”.

Indicó que del propio expediente surge además que le otorgaron una excensión para una actividad en la que no estaban inscriptas en la Dirección General de Rentas, como es la de elaboración de alimentos, enfatizando que “no se entiende que ninguna estructura del Estado haya advertido estas cosas”. (APP)

Comentá la nota