Barcos tangoneros paralizados en Deseado.

Más de una veintena de barcos paralizados por la crisis pesquera sin precedentes que afecta a la localidad.
El intendente de Puerto Deseado, Luis Ampuero, en declaraciones brindadas a medios periodísticos indicó que las empresas no cumplieron con lo pactado en la reunión mantenida el pasado 29 de Mayo en Buenos Aires.

Los reclamos de Ampuero, según se estableció, generaron estupor en no pocos sectores vinculados con la pesca , talvez porque corrió como reguero de pólvora el rumor que el jefe comunal había mantenido en la sala San Martín fuera del ámbito del Consejo Pesquero local una reunión con cabecillas de la Agrupación de Marineros de Santa Cruz donde éstos habrían amenazado con incendiar de nuevo las plantas pesqueras si no se les concedía un pedido ; una reunión urgente con el Gobernador Daniel Peralta para pedirle embarques, "porque el Somu discrimina a los marineros".

Tamaño pedido que a la luz de los hechos, hay que decirlo, resulta irrisorio, en primer término porque Daniel Peralta es un mandatario provincial y no un armador y en segundo término porque una gran parte de la flota se encuentra paralizada por falta de liquidez para afrontar los pagos de las mareas.

"Si Ampuero tuviera un poco de conocimiento sobre la actividad se daría cuenta que este año hubo menos esfuerzo pesquero sobre el recurso por una cuestión lógica, las empresas están totalmente desfinanciadas y como no pueden pagarle al personal en tiempo y forma decidieron no sacar los barcos hasta saldar las cuentas y así de ese modo si no se le puede pagar a la gente, tampoco se podrá embarcar marineros", señaló el alto directivo de una empresa cuyos barcos se encuentran amarrados en el muelle hasta nuevo aviso.

"Los barcos no están parados ahí por estar, sólo los que conocen y viven esta realidad pueden entender lo que significa que un barco no pueda salir habiendo pescado en el Golfo", razonó un armador local quien además puntualizó que hasta el momento ninguna de las medidas prometidas tanto desde la nación como desde la provincia fueron puestas en práctica. "hasta el momento son todas promesas pero no vemos que se hayan hecho realidad", disparó.

Algunas empresas fueron categóricas al reconocer que el langostino que logra comercializarse en el mercado está sujeto a la clásica "bicicleteada" por parte de los compradores, "te reciben el producto pero te pagan a 90 días , y así es imposible mantener la rentabilidad de la empresa, por eso para no seguir generando más deudas con el personal las empresas decidieron sacar solo algunos barcos a la pesca y eso lo sienten no solo los marineros sino la estiba y todo el circuito que genera la pesca", graficó un gerente local que pidió reservas.

Comentá la nota