El Barcelona podría ir en busca de Di María.

Increíblemente al Barcelona le falta una pieza para completar un ataque de lujo. Con la llegada de Ibrahimovic para cubrir la baja de Eto'o, más el agregado de Bojan, está cubierta, pero el extremo izquierdo sigue débil. Messi y Henry son intocables, y entonces faltan relevos ante la exigencia de una temporada con muchos retos por delante. Pedro puede cubrir parte del déficit creado, aunque sigue faltando una pieza que desdoble las posiciones.
Iniesta es una alternativa si se logra encontrarle el reemplazante junto a Xavi, aunque parecería una locura abrirlo habiendo formado tan buen tándem con el capitán azulgrana. Descartado, en principio, el francés Ribéry, que sigue en el Bayern pese a su firme interés de forzar su salida, el abanico de opciones se abre con el valencianista Mata y pasa por otros nombres como los de Di María, Robinho o Arshavin. Otras opciones de mercado como Silva, Young o Luis Suárez parecen complicadas. Las inferiores son el Plan B con Jeffren y Gai, afirma el diario español El Mundo Deportivo.

# Mata

El joven extremo del Valencia gusta como opción de presente y futuro. Tiene todo lo que el puesto necesita: calidad, capacidad de desborde y gol. En este momento espera una renovación de su contrato que no llega y su entorno no ve clara su continuidad. El precio no sería prohibitivo, pero lidiar con el Valencia no es tarea fácil, como quedó demostrado con el delantero David Villa. Aunque la salida de Albiol despierta un margen de optimismo.

# Di María

El extremo zurdo del Benfica aparece con fuerza tras el acuerdo entre el Barça y el club portugués por la cesión de Keirrison. El club catalán habría preguntado por Di María y, aunque el Benfica no parece tener en los planes desprenderse este año de uno de sus mejores futbolistas (es uno de los titulares para el DT), una buena oferta podría modificar su postura. Además, Di María es un buen amigo de Messi, con quien ganó el oro Olímpico en Pekín siendo parte determinante de la selección argentina.

# Arshavin

El ruso cuenta con una enorme cantidad de fans en Barcelona, y estuvo a tiro de incorporarse el verano pasado, pero no se salvó el complicado escollo del Zenit y acabó en el Arsenal. Su final de temporada fue más que notable aunque el mismo futbolista no parece haberse asentado en Londres y las condiciones económicas de las Islas no le satisfacen. Hizo hace unas semanas un guiño al Barça declarándole de nuevo su 'amor' a la espera de que el club catalán reabra su carpeta y aborde un fichaje que para nada sería sencillo.

# Robinho

El más difícil de todos. Sabido es la revolución de compras que encaró el City en el verano europeo para armar un equipo competitivo. El brasileño es uno de los líderes de ese equipo y el club no quiere desprenderse de él. Por eso, cuando apareció su nombre para reforzar el extremo Culé con la misma fuerza con la que saltó al ruedo del mercado desapareció tras un desmentido oficial del City. Su calidad, desequilibrio y un punto de magia están fuera de duda, aunque su inclusión en el grupo su presumía complicada.

# Jeffren y Gai

Las inferiores son un refugio siempre valioso y el Barça cuenta con ellas para cubrir ese puesto. Los precios del mercado son irrisorios y excesivos. De esta manera, Pedro, Gai y Jeffren surgen como alternativas para solventar el déficit numérico de la plantilla. Jeffren, con el equipo en la gira estadounidense, parece el mejor posicionado para dar el salto y buscar su hueco en una posición muy exigente.

Comentá la nota