Barbier culpó a Cobos por boicotear el convenio entre La Pampa y Mendoza

El subsecretario de Provincias del Ministerio del Interior, José Luis Barbier, acusó al vicepresidente Julio Cobos de boicotear el convenio para compartir el agua del río Atuel que La Pampa y Mendoza firmaron en agosto del año pasado. "Cobos es quien manda a los legisladores a impedir el desarrollo de esta obra", sentenció el funcionario durante la recorrida que hizo ayer por el cauce seco del río. Barbier reveló que la Nación tiene listos 600 millones de pesos para la impermeabilización del cauce y de los canales. Si no se los invierte es por qué Mendoza aún no aprobó el convenio.
Junto a funcionarios de la Secretaría de Recursos Hídricos, autoridades de Santa Isabel y Algarrobo del Aguila, y productores de la zona, el subsecretario Barbier recorrió el cauce del río Atuel (Arroyo de la Barda) para apreciar in-situ el estado de inactividad total que tiene el río desde el mes de enero.

La comitiva se trasladó hasta el Puente de los Vinchuqueros, en el límite interprovincial entre Mendoza y La Pampa, el punto exacto donde el río Atuel ingresa a territorio pampeano. Junto a Barbier, estuvieron en el lugar el delegado de cuencas de la SRRHH, Néstor Lastiri, el comisionado de Algarrobo del Aguila, Juan Corvalán, la viceintendenta de Santa Isabel, Silvia Martín, además de un grupo de productores.

"Desde nuestro organismo impulsamos firmemente el convenio que establece que La Pampa y Mendoza deben compartir el uso del río Atuel", remarcó el subsecretario Barbier en declaraciones que hizo en ese paraje. "No debemos dejar que alguna circunstancia, sea política o no, nos haga cambiar esa decisión".

Derivación.

Luego de la recorrida, el funcionario confesó que "los productores me enseñaron hoy que el Estado debe intervenir e invertir, para que luego ellos decidan qué producir. Acá el Estado Nacional no puede faltar". Seguidamente recordó el compromiso que en el mes de agosto tomó la Presidenta de la Nación, que fue "que el agua del río Atuel hacia La Pampa, tenia que circular".

Tras recordar que ese compromiso, graficado en un acuerdo interprovincial, contempla una serie de obras de impermeabilización de canales -para recuperar agua que se pierde por infiltración-, Barbier sostuvo que el gobierno nacional tiene reservada la partida para hacer su aporte económico a las obras. "Son aproximadamente 600 millones de pesos que la Nación los tiene disponibles", puntualizó. Pero, aclaró, para que puedan aplicarse primero Mendoza debe sancionar el acuerdo del 7 de agosto de 2008.

En el ínterin, la idea que surgió para evitar el corte total del río en territorio pampeano, es aprovechar el agua que se desecha en las áreas bajo riego de Mendoza. "Que luego del riego, el agua vuelva al Atuel por un canal", explicó el subsecretario. Sería una forma de contar con algo de agua en el río aunque "está no es la solución" definitiva al problema, remarcó.

Barbier sostuvo también que Mendoza debe hacer un uso más eficiente del agua y mejorar sus sistemas de riego. "Deberían abandonar esta metodología que usan desde hace 50 años", señaló. "Hoy los sistemas modernos generan otro tipo de riego ya que el agua pasa a ser un recurso estratégico", indicó.

Política.

Consultado por las razones que, a su entender, demoran la aprobación del acuerdo por parte de Mendoza, Barbier responsabilizó al ahora vicepresidente de la Nación y ex gobernador mendocino, Julio Cleto Cobos. "Lo de Mendoza es un tema político -sentenció-; habría que preguntarle al vicepresidente Julio Cobos por qué los legisladores de su provincia hacen una cosa en Mendoza y otra en Capital Federal".

"Si está el convenio, ¿por qué no lo vamos a cumplir con una provincia hermana? Cobos es quien manda a los legisladores a impedir el desarrollo de esta obra", disparó el subsecretario.

Barbier señaló que el material fotográfico y testimonial que recabó en su visita lo mostrará en el Ministerio del Interior para "demostrar que la situación no puede esperar más".

"Es un tema por el cual debemos dialogar hasta lograr armónicamente el uso del río Atuel y así solucionar el problema de las comunas de la zona y de los productores agropecuarios, los cuales no pueden planificar ya que el agua se corta y vuelve , repentinamente. Además este hecho también produce una degradación del medioambiente".

A los legisladores mendocinos "hay que hacerles comprender que esta es una razón de Estado y no una razón política, como lo maneja la provincia de Mendoza", concluyó el visitante.

Comentá la nota