Barbera analiza irse y dice que no ofreció el estadio.

Barbera analiza irse y dice que no ofreció el estadio.
La secretaria de Deportes, Beatriz Barbera, no descarta en renunciar al cargo, pero una vez que se aclare todo el escándalo por el subsidio al show de Los Fabulosos Cadillacs. Dolida porque el jefe de asesores del Gobierno, Raúl Leiva, dijo ante los senadores que investigan el caso que fue ella quien inició el contacto con los productores del recital, la funcionaria habló ayer con Radio Mitre y admitió su malestar.
"Creo que hay que esperar a ver la situación cómo se desenvuelve. Quiero que se investigue verdaderamente y tengo que seguir trabajando. Yo quiero saber toda la verdad", dijo Barbera, quien explicó con detalles que en todo momento aclaró al productor sanjuanino del show, José Luis Battías, que el estadio mundialista estaba reservado el sábado 20 de febrero, para un partido de Godoy Cruz Antonio Tomba.

"Le dije que era imposible para el 20 y le pregunté si podían correrlo al 27 y me dijo que no. A la semana, el 12 de enero, escuché que dijeron que el show se realizaba en el Malvinas y volví a llamar a Battías y le pregunté por estos dichos. Me respondió que él no tenía nada que ver en eso. En ese momento le aviso a Raúl Leiva lo que estaba pasando: que no se alquilaba el estadio, que no había fecha y que salieron esas declaraciones. Si después el Gobierno decide que quiere pagar una compensación, es un problema del Gobierno, porque no hubo ningún contrato", explicó Barbera.

La secretaria agregó que por ahora "no puede decir" si renunciará. "Quiero escuchar lo que diga Martearena, porque todavía no entiendo lo que sucedió, cuando todo lo hecho es lógico y legal. Que se haga cargo el que dio una palabra que no correspondía", dijo Barbera, en alusión a quienes decidieron dar el subsidio.

Comentá la nota