Baratti y ex funcionarios, a un paso de ir al banquillo

Baratti y ex funcionarios, a un paso de ir al banquillo

Tortoriello enviará el balance 2015 a la Justicia para que investigue.

El millonario déficit que dejó la gestión de Abel Baratti en las cuentas municipales será investigado por la Justicia, por lo que el ex intendente y algunos de sus funcionarios podrían desfilar por Tribunales para dar las explicaciones del caso. El actual jefe comunal, Aníbal Tortoriello, cortó con las discrepancias entre el Deliberante y funcionarios del Ejecutivo, como el secretario de Gobierno, y confirmó que esta semana elevará el informe de la Contraloría a la Fiscalía para que determine si el desvío de fondos constituye un delito o se trató de irregularidades administrativas.

“Nosotros tenemos interés en que se hagan las investigaciones pertinentes. Es nuestra obligación ante un hecho de estas características, como funcionarios y ciudadanos, pasar el informe a la Justicia porque hay un manejo de fondos públicos totalmente irregular”, aseguró Tortoriello a FM Galas.

Según Tortoriello, su antecesor deberá explicar una serie de irregularidades comprobadas en el manejo de fondos.

El intendente no confirmó si se pedirá una investigación de oficio en base al informe oficial de Horacio Schlichter o si se denunciará un presunto delito en concreto. Sin embargo, fue categórico al asegurar que se ignoraron los límites que fijan la Carta Orgánica y ordenanzas en cuanto al manejo del dinero de todos los cipoleños. “El contralor presentó el informe que refleja los números del Presupuesto 2015 y confirma lo que veníamos viendo desde que asumimos, semana a semana, cuando descubríamos nuevos expedientes que engrosaban la deuda que se asumió y no se pagó durante el año pasado”, declaró.

Según Tortoriello, la auditoría fue “muy amplia y completa” y reveló “que se gastó muchísimo dinero que no estaba proyectado ni autorizado, porque no estaba incluido en ninguna partida presupuestaria. Es totalmente irregular”.

La intervención judicial sería por $27 millones: los $11 millones que Provincia envió para repavimentar el barrio San Pablo y contrataciones por otros $16 millones sin los fondos ni la autorización presupuestaria. “Esto pone de manifiesto una conducta de manejos de fondos públicos completamente irregular que no cumple con las normas que tiene un funcionario público”, opinó Tortoriello.

La pesada herencia que todos dicen recibir

No es la primera vez que un nuevo intendente asegura haberse encontrado con deudas millonarias al asumir el cargo, sugiriendo un mal manejo de los fondos públicos que en Cipolletti está expresamente prohibido por la Carta Orgánica. Sin embargo, sí será novedoso que Aníbal Tortoriello pida a la Justicia que investigue a Abel Baratti, como el propio mandatario prometió hacer.

Sin ir muy atrás en el tiempo, durante la gestión del “profe” varias veces se aseguró que las cuentas públicas estaban en rojo tras el mandato de Alberto Weretilneck, quien pegó el salto primero como vice y luego como gobernador de la provincia. Sin embargo, al menos públicamente, nunca se avanzó ni siquiera en una auditoría interna para determinar las causas del déficit, que puede darse por las obras con recupero futuro o situaciones graves que violen las leyes vigentes.

Así, la “herencia” terminó casi como una excusa ante las críticas y se fue engrosando durante la gestión: los funcionarios filtraron primero que eran $8 millones, luego $12 y a fin de mandato aseguran que todas las informaciones “se quedaban cortas”. Ahora deberá ser la Justicia la que resuelva si el ex intendente Baratti incurrió en algún delito.

La grieta llegó al Ejecutivo municipal

Aníbal Tortoriello anticipó que se girará el informe del contralor Horacio Schlichter a la Justicia y ratificó así los dichos de la presidenta del Concejo Deliberante, María Elisa Lazarretti. La concejal había quedado en medio de una polémica cuando prometió dar curso a la Fiscalía y el secretario de Gobierno, Diego Vázquez, la desmintió tajantemente asegurando que no había una decisión tomada y que Lazarretti debería “responder” por sus dichos.

Sin embargo, el propio intendente salió a respaldar los dichos de la presidenta del Concejo Deliberante, con quien el año pasado compartió la fórmula electoral que los llevó al Gobierno.

Coment� la nota