Baragiola señaló a "gente del radicalismo" tras ser acusada de recibir coimas

Una cadena de mailes sostenía que había recibido dinero para votar a favor de la nueva Ley de Radiodifusión. Aseguró que esta maniobra está relacionada con el armado de las internas para 2011. La legisladora se mostró, con modificaciones, a favor del proyecto oficial.
La diputada nacional Vilma Baragiola acusó que "gente del radicalismo" estuvo detrás de una maniobra en la que se la señaló por haber recibido coimas para votar a favor de la nueva Ley de Radiodifusión que fogonea el Gobierno nacional. Se trató de una cadena de mailes que según la legisladora tiene que ver "con la interna para 2011".

"La cadena de e-mails circuló mientras estaba el proyecto en la Cámara de Diputados, había dado un paso al costado en ese tema porque tenía diferencias con el bloque y apoyaba algunos puntos del proyecto oficial", explicó y agregó: "esto se publicó en una página de Internet y desde el kirchnerismo también se hizo circular".

En declaraciones a Radio Brisas, Baragiola aseguró que buscará a los responsables de esta maniobra: "estoy buscando todos los antecedentes para enviar cartas documentos a quienes corresponda. Mi abogado está trabajando en eso, y a quienes correspondía les respondí personalmente".

Sobre la propia Ley que se está debatiendo en el Congreso, la legisladora marplatense dijo que tras la modificación de algunos puntos quiso leerla porque "si realmente vale la pena, querría incorporar modificaciones para acompañarlo". Fue entonces que comenzó a circular información que aseguraba que votaría a favor.

"Yo no había hablado con nadie sobre el tema. La gente sabe cómo me he manejado y cómo me manejo siempre. Fui tentada por muchos lados pero siempre preferí dormir tranquila", aseguró Baragiola.

Más allá de su apertura a no estar en contra por ser oposición, la diputada radical sostuvo que lo mejor para este proyecto es "que tenga control parlamentario, no solamente del Ejecutivo nacional, y un armado que tenga participación de las cámaras, pero con el arbitrio y la autoridad absoluta del Ejecutivo".

"Abrir ese aspecto permitía democratizar en serio, y como no hubo flexibilidad en ese sentido, fue detonante para que dijera que no acompañaba esa ley", explicó. Sin embargo, destacó que lo que más le preocupa "es que no se discute la cuestión de fondo, sino el problema de un enfrentamiento con un grupo empresario. Acá la lucha debe ser por una ley seria y profunda".

Comentá la nota