Barack Obama se metió en la polémica por el concierto de Juanes en Cuba

Barack Obama se metió en la polémica por el concierto de Juanes en Cuba
Negó haber ayudado y dijo que quiere a Cuba lejos de las "prácticas antidemocráticas del pasado".
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se metió de lleno en la polémica que despertó el concierto del músico colombiano Juanes en Cuba. Para Obama el recital de este domingo en La Habana "no perjudica" entre su país y la isla y se mostró confiado en que el gobierno de Raúl Castro demuestre en el futuro su intención de "alejarse de prácticas antidemocráticas del pasado".

"No creo que perjudique a las relaciones estadounidense-cubanas este tipo de intercambios culturales", declaró Obama al programa AláPunto de la cadena hispana Univisión de Miami.

"No diría cuánto ayuda (el concierto), pero creo que lo que va a ser más importante es que a la hora de haber abierto nosotros las restricciones de viajes y remesas, lo que yo quisiera es ver a una Cuba que comienza a demostrar que quiere alejarse de algunas de las prácticas antidemocráticas del pasado", agregó el mandatario.

"Entiendo que (Juanes) es un gran músico y que presenta un gran concierto", continuó Obama y negó que Washington haya tenido incumbencia en la planificación del que se realizará en la Plaza de la Revolución de capital cubana. "El gobierno estadounidense no es un promotor de conciertos", replicó a una pregunta en este sentido.

A mediados de junio Juanes visitó a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, en Washington para aclarar los motivos del show. En ese encuentro le habría dado los detalles de la organización y le habría explicado sus planes para el "Concierto Paz Sin Fronteras", después de haber celebrado con éxito otros recitales en Colombia y Venezuela el año pasado.

En esos dos eventos Juanes buscó la manera de afirmar un mensaje antibelicista. Pero con el recital en Cuba tuvo duras y sostenidas críticas, especialmente por parte de exiliados cubanos en Miami, que lo acusaron de apoyar con su actuación al gobierno liderado por el hermano de Fidel Castro. En algunas manifestaciones en el estado de Florida, se llegaron incluso a destruir a mazazos sus discos y se profirieron amenazas de muerte contra el autor de hits como "A Dios le pido" y "Odio por amor".

"En Miami hay mucho dolor y en parte estamos aquí por eso. No quisiéramos que eso fuera parte del futuro", afirmó Juanes al arribar a La Habana. "Este concierto es un gesto de paz, una manera de empezar a tejer lazos de unión", dijo el cantante, expresando su esperanza de que en el futuro artistas cubanos residentes en la isla puedan actuar en Miami y cubanos de Miami puedan actuar en Cuba.

Comentá la nota