Barack Obama: "Estamos en un punto muy difícil y la situación está empeorando"

Barack Obama:
El presidente electo reconoció que el plan de estímulo económico no estará listo para el 20 de enero, día en que asumirá el mando de los EEUU. De todas formas, dijo esperar que esté aprobado para la primera semana de febrero
Con un panorama económico cada vez más oscuro, el presidente electo de los Estados Unidos fue al Congreso dos semanas antes de asumir el cargo con el fin de conquistar el apoyo republicano para un enorme paquete de estímulo con grandes recortes impositivos como bandera.

"Estamos en un punto muy difícil (...) La situación está empeorando", dijo Barack Obama a periodistas mientras con un grupo de asesores económicos entreba y salía de reuniones con demócratas y republicanos en la Cámara de Representantes y el Senado.

Aunque Obama reconoció que el paquete de estímulo económico -al que se le calcula un valor de hasta u$s775.000 M a lo largo de dos años- no estará listo como él deseaba para el 20 de enero, cuando asume su mandato, algunos republicanos claves se están moviendo en ese sentido.

"Creo que habrá un entusiasmo republicano generalizado porque un porcentaje significativo del paquete será un alivio impositivo", dijo Mitch McConnell, líder de la bancada republicana en el Senado, tras reunirse con Obama.

"Estamos interesados en ver no sólo el tamaño del paquete impositivo sino como está trabajado", señaló el senador.

Como Obama propuso durante su campaña, los trabajadores tendrán un crédito fiscal de u$s500 sobre sus salarios y las empresas recibirán exenciones impositivas para crear empleo, parte de lo que un asesor demócrata dijo podrían ser u$s300.000 M en recortes impositivos. Incluso con los recortes impositivos, los republicanos -que son minoría en ambas cámaras del Congreso- enfatizaron sus preocupaciones sobre el tamaño del proyecto de estímulo, que podría alcanzar un billón de dólares.

"Si bien queremos que la economía vuelva a moverse, el tamaño total y cómo se lo trabaja va a ser importante", dijo John Boehner, jefe de los republicanos en la Cámara de Representantes. Un allegado a la jefatura de la bancada demócrata en la Cámara dijo que el objetivo es aprobar el proyecto de estímulo para fines de enero, dando tiempo al Senado para que debata un proyecto que Obama podría firmar y promover como ley para el inicio del próximo receso legislativo, el 13 de febrero.

"Prevemos que para fines de enero o la primera semana de febrero tendremos la parte principal de esto concluida", indicó Obama.

Comentá la nota