Un banquero, nexo para que De Vido y Biolcati se sentaran a negociar

Hubo varias reuniones con Brito de mediador . Y hasta surgió un borrador.
El primer encuentro entre Hugo Biolcati y el Ministro de Planificación, Julio De Vido, se concretó en la mañana del lunes 5 de enero, en una oficina sobre la avenida Las Heras. Era el primer día hábil después del prolongado receso por las fiestas y Biolcati estaba a pocas horas de tomar un avión hacia Estados Unidos, a visitar unos parientes.

El mediador, presente en la reunión, fue el banquero Jorge Brito (ver Panorama Empresario página 21). Biocati se negó a identificar a Brito. "Nos contactó un amigo en común", fue todo lo que dijo. "Lo primero que me pidió De Vido fue que el encuentro se mantuviera en estricta confidencialidad. Yo respeté mi compromiso de confidencialidad con el resto de la Mesa de Enlace. Sí lo comenté en mi entidad". relató ayer Biolcati, con reloj de buceador Citizen, la piel tostada por el sol de Florianópolis y evidentes huellas de cansancio en el rostro: entre el lunes y ayer viajó a Bahía Blanca y Paraná, se entrevistó por tercera y última vez con De Vido y tuvo que enfrentar no pocos reproches de sus colegas de la Mesa de Enlace. No queda claro si le pasaron factura por haberse cortado solo, o por el resultado final de esa negociación.

--Ministro, además me voy mañana-- le dijo Biolcati aquel 5 de enero.

--Podríamos ir materializándolo, mientras tanto, propuso De Vido.

Biolcati instruyó a Ernesto Ambrossetti, economista de la Sociedad Rural, a que trabajara junto al Secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, en un borrador.

Los siguientes diez días de Biolcati transcurrieron en Estados Unidos y fue en ese lapso que varios directivos de la Rural habrían hecho saber a sus colegas de la Mesa de Enlace lo que se estaba discutiendo. Biolcati se mantuvo en contacto por e-mail.

El martes 3 de febrero volvió a reunirse con De Vido en la oficina sobre Las Heras. Las versiones sobre ese punto difieren. Biolcati asegura que dijo que el borrador no era suficiente. Otras versiones, de fuentes cercanas a la negociación, aseguran que en tres de las cuatro entidades estaban de acuerdo con un borrador que mejoraba el precio de la leche a los productores y liberaba parcialmente exportaciones de carne y de productos regionales. Biolcati lo niega. "Me dí cuenta que estaba en un territorio donde yo no quería llegar. El nivel de la discusión pasaba por subir 200 kilos la exportación de carne. Yo no estoy para eso".

El borrador dejaba fuera de la discusión las cuestiones centrales: las retenciones a las exportaciones y la prohibición de exportar cereales y carnes.

Para la última reunión con De Vido, el martes pasado, Biolcati ya había leído la primicia de sus conversaciones ministeriales en el Panorama Empresario de Clarín, y un relato detallado de esos encuentros en la edición del domingo de Página 12. Ya les había comunicado oficialmente sus conversaciones a los colegas de la Mesa de Enlace, quienes juran que se enteraron recién ese fin de semana. El miércoles a las 22.30, mientras Biolcati estaba en vuelo desde Bahia Blanca, el vocero de la Presidenta hizo públicas las negociaciones.

--¿Cuál fue el peor reproche que le hicieron sus colegas?

--Uno me dijo que él no hubiera hecho lo mismo que hice yo. Con esta gente, yo mismo no lo volvería a hacer. Pero entre gente que respeta los códigos, como principio de solución lo haría de nuevo. Sin dudas.

Comentá la nota