Banfield: La antena de la calle Melo aún no fue desmantelada

Los vecinos de la calle Melo al 600, en Banfield, denuncian que aún no desmantelaron la antena de telefonía celular en su totalidad, y temen que desde la empresa regresen a reinstalarla.
Por eso exigen que se "desarme" totalmente y no de forma parcial, como hasta ahora. Es un reclamo que lleva seis meses.

Desde hace seis meses que los vecinos de Banfield luchan contra la instalación de una torre de telefonía celular en la Calle Melo al 600. En todo ese tiempo consiguieron el primer objetivo: que la empresa no ponga en funcionamiento la antena; pero ahora denuncian que el desmantelamiento total del artefacto sólo fue realizado en forma parcial.

La lucha comenzó hace varios meses cuando más de 50 vecinos se reunieron frente a la vivienda donde fue instalada una antena de la empresa de telefonía celular Claro, y buscaban rechazar la construcción. Según los manifestantes, "la compañía no respetó la distancia mínima que tiene que haber entre una torre de esas características y las instituciones públicas". "Lo único que queremos es que no se coloque la antena porque hay un geriátrico en las inmediaciones y un club al que asisten muchos de los chicos de la cuadra", sostuvieron los vecinos.

Por otra parte, hace algunos meses la municipalidad de Lomas de Zamora ordenó la desmantelación de la estructura, aunque hasta el momento la medida fue respetada "parcialmente".

A raíz de ello los vecinos exigen que la antena sea desarmada totalmente, ya que creen que de lo contrario la empresa de telefonía podría volver a Banfield a reinstalarla y ponerla en funcionamiento. En diálogo con Info Región, Patricia Osso explicó que "si bien comenzaron con el desmantelamiento de la antena, lo hicieron en forma parcial, pero la construcción primera continúa estando y no se tocó".

"La preocupación que tenemos los vecinos es que al no desmantelar toda la estructura, desde la empresa de telefonía regresen a instalarla, después de tantos meses de reclamo, nos queremos asegurar que no lo hagan", añadió.

Los vecinos siguen firmes en su reclamo y observan permanentemente que no se acerque nadie de la empresa telefónica para volver a instalar la antena y poner en funcionamiento el dispositivo, ya que creen que su presencia puede generar problemas en la salud. Bajo ese marco indicaron que si bien todavía no se corroboró si es perjudicial o no, ante la duda prefieren no tenerla en el barrio.

Comentá la nota