Banderazo.

Tres socios (¿cercanos a la barra?) pusieron un trapo apretando a Bianchi para que sea el técnico. Riquelme mandó a sacarlo, pero esto recién empieza: algunos están armando para mañana una caravana a su casa. ¿Cómo le caerá?
"Bianchi si querés a Boca, asumí ya como DT".

El pedido, el ruego, la imposición o como se lo quiera llamar fue a través de una bandera. Una tela blanca con nueve palabras con letras negras que hizo mucho ruido y provocó bastante revuelo en la práctica de Boca. Tres hinchas xeneizes ("socios, no barras, eh", trataron de despegarse ante Olé), exhibieron ese trapo en pleno entrenamiento. "Lo hicimos para que Bianchi se dé cuenta de que lo apoyamos y de que queremos que él se haga cargo del equipo a partir de junio", explicaron antes de guardarla por expreso pedido de la gente de seguridad del club. La iniciativa, por demás sugestiva, alimentó algunas dudas durante la mañana. Primero, la incógnita sobre si eran hinchas genuinos o barras. Segundo, si detrás de ese mensaje no se esconde un interés secundario. ¿Hubo alguien que mandó a poner esa bandera? Si fue así, ¿lo hizo como otro método para convencer a Bianchi de que agarre o como medio de presión para poner al actual manager entre la espada y la pared? O sea, ¿fue alguien que quiere al Virrey o que lo odia? Lo que está claro es que este hecho constituye la punta del ovillo de un operativo de clamor popular para que Bianchi rompa la cláusula y se haga cargo del equipo una vez finalizado el Clausura. Y esa estrategia no termina con esta bandera. En Internet ya se está armando un banderazo para el sábado, en la casa de Bianchi. Y anuncian que el domingo, en la cancha, habrá varios muestras de apoyo para que el manager vuelva a ponerse la pilcha de entrenador.

"Díganles a los que pusieron esa bandera que la saquen. Es una falta de respeto. Eso no se hace". Así le habló Juan Román Riquelme a un hincha, una vez finalizado el entrenamiento, al notar que la bandera había sido colgada detrás del arco que da a la Bombonerita. Daniel López, Cristian Gauna y Alfredo Díaz, los hinchas en cuestión, hicieron su defensa. "No es una falta de respeto a Ischia, sino un respaldo para que agarre Bianchi. Boca quedó eliminado de local en la Copa y a Ischia nadie lo insultó. Incluso, fuimos a Liniers a alentar todo el partido", explicó uno. Otro agregó: "Si viene Román, se lo vamos a explicar. Este es un llamado para Bianchi. Si tenemos al mejor DT en casa, ¿para qué vamos a ir a buscar a otro?". Y el tercero se sumó: "Que Bianchi se olvide de la cláusula. Boca lo necesita en este momento. Además, nosotros, con esta bandera, expresamos el sentimiento del 99% del hincha de Boca, que lo quiere ver a él otra vez sentado en el banco". Lo raro, si fueran miembros de la hinchada (y gente del club aseguraque lo son), es que, históricamente, la Doce no tuvo grandes muestras de cariño hacia el ex DT...

La gente, que viene manifestando en foros o en encuestas su predilección por el regreso del Virrey como técnico, coincide con el deseo de los dirigentes. La Comisión Directiva pretende convencer a Bianchi antes del 11 de junio. Por esa famosa cláusula impuesta en su contrato, que reza que no va a hacerse cargo después del ciclo de Ischia, el manager rechaza la posibilidad. En los próximos días, un grupo de directivos se reunirá con él para ver si pueden aflojarlo, pero parece imposible. "Se lo ve muy cómodo y a gusto en su nueva función. Más allá de la cláusula y del respeto por Ischia, no sé si agarraría en este momento", comentó alguien cercano a Bianchi. Y otro, ante la consulta de Olé sobre si esta presión puede generar la partida del manager, dijo: "No, él está más allá de todo. Tiene todo claro".

Dentro de la dirigencia, hay unanimidad: quieren al Virrey dirigiendo. El tema es si esta bandera o si las expresiones populares ayudarán o complicarán este objetivo. En principio, mensajes como el de ayer parecerían ser incómodos para el Virrey, hoy reacio a torcer el brazo en esta cuestión de la sucesión de Ischia. Ayer estuvo en Casa Amarilla pero no llegó a ver la bandera, aunque se enteró. Y es sólo el comienzo de una serie de actos para aflojarlo. Para los hinchas, Bianchi es la bandera...

Comentá la nota