Los bancos vuelven a aumentar los servicios

Los ajustes alcanzan al mantenimiento de las cuentas a la vista, extracción por las cajas de las sucursales y por transferencias electrónicas. Las entidades prestan poco y compensan sus balances con estos movimientos.
El mantenimiento de cajas de ahorro y cuentas corrientes volvió a encarecerse. Es la segunda tanda de subas en el año. En las últimas semanas, algunos bancos elevaron los costos entre 13 y 55 por ciento. Según datos recopilados por el Banco Central, los clientes de entidades públicas y privadas pagaron un 30% más por depositar dinero en sus cuentas, extraerlo o utilizar sus chequeras durante los primeros seis meses de 2009 frente a igual período de 2008. Ahora, mantener una cuenta en el banco cuesta, en promedio, un 34% más que en julio y un 64% más que hace un año. Pero existen casos donde el valor actual de una cuenta es hasta un 80% más caro que en octubre de 2008. La lógica de estos movimientos responde a que son un ingreso seguro para las entidades financieras, que les ayuda a recomponer sus márgenes de rentabilidad en un contexto de retracción de los créditos.

Entre los privados, el HSBC, el Nuevo Banco de Entre Ríos y el Supervielle lideraron las subas en el costo de mantenimiento de las cajas de ahorro. Los bancos Ciudad de Buenos Aires, del Chaco, de Tucumán, de Santa Fe y el Citi ajustaron esos cargos y también el de sus cuentas corrientes. Sin aviso previo a sus clientes, en los últimos cuatro meses el Citi pasó de cobrar 25 a 35 pesos (+40%) por sus cuentas corrientes. Lo mismo hicieron el Ciudad, que aumentó el costo de 20 a 23 pesos (15%), y el Nuevo Banco de Entre Ríos (de la familia Eskenazi), que lo incrementó de 42 a 50 pesos (19%). Ocurrió lo mismo con las cajas de ahorro. Y, de hecho, el de Entre Ríos fue el que más aumentó: 80 por ciento.

"Salvo el Banco Ciudad y el Provincia de Buenos Aires, que habitualmente les comunican los ajustes a sus usuarios, el resto no informó nada. Los resúmenes mensuales son confusos y se vuelven más imprecisos si las entidades les agregan cargos que los clientes no esperan, como estos aumentos sorpresivos", se queja Graciela Muñiz, defensora del cliente bancario de la Defensoría del Pueblo porteña.

La mayoría de los reclamos que se apilan en mostradores de las distintas dependencias de defensa del consumidor son por los llamados "cargos encubiertos". Según Muñiz, ese es uno de los tantos motivos por el que cada vez más usuarios le presentan reclamos formales en su despacho. "Así como tienen la obligación de informarle al Central las subas mediante el régimen de transparencia bancaria, también deben hacerlo con los usuarios con, por lo menos, un mes de anticipación. Eso le daría al cliente la posibilidad de optar por quedarse o cambiarse de banco", explicó la defensora.

Según los registros del Central, los depósitos y extracciones por ventanilla fueron las operaciones que más se encarecieron desde enero. En las cuentas destinadas al sector pyme, por ejemplo, se premia a los usuarios que usan las cajas de las sucursales y se castiga con un costo de entre $ 1,5 y $ 3 las transacciones electrónicas. Lo opuesto a lo que ocurre en otras partes del mundo.

Los movimientos bancarios por caja, que años atrás tenían un costo prácticamente imperceptible, ahora son caros. La mayoría de los bancos cobran hasta 0,80% del monto del depósito o de la extracción por mostrador. Según pudo comprobar Crítica de la Argentina en una recorrida por distintas entidades financieras, las comisiones por transferencias y por el uso de cajeros automáticos de otras entidades se incrementaron hasta un 133% en los últimos 12 meses.

Santander Río –que ya había ajustado entre 12% y 17% sus precios en julio y agosto, incluso el paquete Infinity básico, que ahora cuesta 72 pesos por mes– no tocó los costos de las cuentas de sus usuarios individuales. Esta vez castigó a sus clientes de pequeñas y medianas empresas. Según averiguó Crítica de la Argentina, la cuenta corriente para pymes subió 10 pesos en la última semana: pasó de costar $ 60 a $ 70. Así lo confirmó una empleada del servicio de Super Línea del Santander Río, que tiene la mayor cantidad de sucursales en el país.

El incremento en los costos de los servicios se explica porque los bancos necesitan recaudar en un año en el que se cayeron los préstamos. De acuerdo con los últimos datos oficiales, existe un retroceso en las líneas hipotecarias y en las relacionadas con el consumo. Para colmo, se está incrementando la morosidad.

Creció el nuevo financiamiento

El nuevo financiamiento, que no incluye reestructuración de deuda ni emisión de productos estructurados, alcanzó entre enero y septiembre último 8.010 millones de pesos, con un crecimiento en el tercer trimestre con respecto al segundo de más de 50 por ciento en pesos y de 46 por ciento en dólares. La Comisión Nacional de Valores precisó que septiembre creció 13 por ciento en pesos y 12 en dólares, con respecto a agosto.

En septiembre se colocaron cinco emisiones de obligaciones negociables en moneda nacional por 380 millones de pesos y una en extranjera por 10 millones de dólares. El total de obligaciones negociables colocadas entre enero y septiembre arrojó un valor de 502 millones de dólares, superando en 28 por ciento el total de igual período de 2008.

Comentá la nota