Los bancos tuvieron que devolver a la ANSeS $ 200 millones del plan auto

Los concesionarios se mostraron poco interesados y las entidades financieras se quejaron de contradicciones con el Plan 20/80 de Guillermo Moreno
La licitación de fondos de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) para estimular la compra de automóviles quedó en la nada. Los bancos que participaron de la licitación devolvieron los recursos a la entidad luego de idas y vueltas, tironeos y presiones para que los créditos predestinados a una colocación fallida no se utilicen para otra finalidad.

Al devolver la semana pasada los 200 millones adjudicados, el Banco Nación, el Banco de la Provincia de Buenos Aires y el Banco de Córdoba pusieron el sello de defunción al publicitado plan de compra de cero kilómetro con tasas subsidiadas por la ANSeS.

La tasa de corte había sido de 5,25 puntos en la licitación de 2008, pero el plan 20/80 que lanzó poco después el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, (que incluía 20% de ahorro y 80% de financiación) dejó fuera de juego el proyecto inicial de licitaciones de ANSeS.

Por este motivo, la entidad que dirige Amado Boudou direccionará su poder de fuego a financiar obra pública, en particular en el área energética y el área vial, más que para financiar bienes de consumo, como intentó hacer tras la eliminación de las AFJP. La profundización de la crisis económica, que redujo la demanda de autos nuevos, y los condicionamientos de los concesionarios terminaron por cerrar el destino a una operatoria que nunca llegó a implementarse más allá de los anuncios oficiales.

Ante este panorama, la ayuda del Estado a las fábricas de autos llegará por transferencia directa y la compra de obligaciones negociables por un monto cercano a los $ 400 millones para el conjunto de las automotrices.

Fondeo barato

El Banco de Córdoba, que fue el de participación más activa en las licitaciones, devolvió los $ 100 millones que le habían sido adjudicados. En tanto el Banco Provincia devolvió $ 50 millones y el Nación una cifra similar. En las transferencias no faltaron los pases de factura y los tironeos por los fondos: los bancos no estaban dispuestos a ceder un fondeo que habían conseguido a tasa barata por la contradicción de lanzar dos planes para la compra de autos de manera simultánea y con beneficios diferentes.

Las quejas abarcaron desde los gastos en publicidad en el que incurrieron las entidades hasta los acuerdos firmados con la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), o las zonas grises en los pliegos que no establecían fechas precisas para la colocación.

Los otros segmentos licitados tuvieron otra suerte. Los créditos personales lograron colocarse en su mayoría aunque también hubo devolución de fondos, mientras los préstamos para pequeñas y medianas empresas (los más requeridos) se repartieron casi en su totalidad.

Desde la ANSeS aseguraron que lo lógico era que los bancos que no colocaban los fondos los devolviesen. "Esa plata no se perdió, ahora se podrá invertir en otras cosas", estimaron.

Boudou recibió ayer a Guillermo Francos, titular del Banco Provincia, para ultimar los detalles de una línea de crédito para el agro que se anunciará la semana próxima con la premisa de que los créditos para empresas tendrán una mejor recepción que los préstamos al consumo.

Comentá la nota