Los bancos suben la tasa de los plazos fijos para tentar con una desdolarización

Después de las elecciones legislativas, los bancos locales decidieron reforzar sus estrategias para captar depósitos en pesos. Tras haber mantenido las tasas en niveles constantes durante varios meses, ahora se resignan a subirlas para frenar la dolarización de los ahorristas. Por eso, también cae el interés en moneda dura
Hay quienes dicen que la manzana de Adán no era una manzana sino un higo. Para otros, la adaptación posmoderna y con raigambre indiscutiblemente criolla de semejante debate bien podría tener la cara de Benjamin Franklin y ser de papel rugoso y verde con la leyenda "In God we trust".

Los argentinos siguen demandando dólares y el dólar sigue tentando. Incluso goza de buena salud la dolarización de los ahorros, verdadera cara B de la salida de capitales. Sin embargo, las entidades financieras, –espectadores harto pacientes hasta el 28 de junio pasado– no piensan seguir asistiendo de brazos cruzados a una sangría de esta naturaleza.

Las tasas de los plazos fijo, la otra pasión argentina, ya comienza a mover sus oxidados engranajes. Es que pasadas las elecciones legislativas, los bancos han mudado de objetivo. Señalan en las entidades que ya no sólo buscarán mantener el niveles de depósitos en pesos (algo que han logrado a medias y no sin ayuda del algunas reparticiones estatales), sino también tentar a los ahorristas para que comiencen –¡ay!– a desdolarizarse. ¿Desdoqué?

En las mesas de dinero de los bancos lo saben: será difícil, – "muy", acotan– y para ello habrá que reforzar el premio. En el menú de alternativas que ya se han adoptado, se redujeron las tasas de los plazos fijo en dólares desalentando estas colocaciones; por otro, se estiraron algunos puntos porcentuales las que pagan los depósitos en pesos.

"Desde mediados de mayo que los ahorristas locales se venían preparando con anticipación a las elecciones legislativas del 28 de junio (...) por eso tanto los depósitos a plazo fijo en pesos como en dólares se enfriaron y comenzó la gradual pero persistente salida de fondos del sistema", señalaron en Econviews.

Una nueva etapa

Sin embargo el escenario parece haber cambiado. Para un depósito a 3 meses de plazo, hoy se llega a pagar una alícuota del 20% anual en una entidad privada, aunque el promedio de los bancos ubica sus tasas entre el 14% y 16% anual, lo que también implica una suba de casi dos puntos porcentuales del promedio anterior.

"El ahorrista mantiene la idea de que el dólar está barato. Contra eso tendremos que luchar los bancos y la única herramienta son las tasas de los plazos fijo", señalaron.

En rigor, en los últimos días, la tasa Badlar, que se paga a los plazos fijo mayoristas de más de $ 1 millón, tocó el 13% desde el 12,9% que se tenía en días previos. Sin embargo, en las entidades señalan que se descuenta que en el mediano plazo, la tasa Badlar podría incrementarse aún más y que, en los niveles minoristas, esto implica una suba de 3 puntos porcentuales sobre la tasa mayorista.

Otra de las variables que impulsó la decisión de los bancos es la salida de depósitos. En junio, según el BCRA, se retiraron casi $ 1.000 millones del sistema por lo que el stock de depósitos a plazo del sector privado en pesos registró un nivel de $ 56.362 millones, un retroceso de 1,6%.

Al que depositó dólares...

En el caso de los depósitos en dólares, no hubo revancha. "Tenemos más dólares de los que queremos o podemos aplicar al negocio exportador, por eso recortamos las tasas", señalaron en una entidad financiera de capital nacional.

"No hay interés en mantener la tasa en niveles pre-elecciones, eso ya pasó y ahora se concentrarán los esfuerzos en ganar nivel en pesos", agregaron.

Las tasas que pagan las entidades en plazos fijo en dólares hoy van desde 0,3%, el mínimo para un plazo de 30 días, hasta un máximo 3,25% en el caso de un depósito a 90 días. Sin embargo, el promedio ronda el 1% anual.

Comentá la nota