Los bancos se relajaron un poco y bajaron las tasas de los créditos

En créditos personales hubo bajas de hasta 8%. Las financiaciones a empresas también se abarataron, pero en menor medida. Hoy una compañía de primera línea consigue fondeo al 24%, aunque todavía paga el doble que en 2008
Marzo, abril y los primeros días de mayo trajeron un soplo de aire fresco al mercado financiero argentino: subieron las acciones, se desaceleró la apreciación del dólar y, según los bancos, se detuvo el goteo de depósitos bancarios. En este contexto de calma, las entidades locales –que venían mostrándose reacias a dar crédito– se animaron a volver a la carga en eso de prestar dinero al sector privado.

En concreto, en las pasadas semanas fueron varios los bancos que recortaron agresivamente las tasas de los préstamos a individuos y a empresas. En el caso de las líneas de consumo, por las que los bancos venían pidiendo intereses muy elevados, hubo bajas de hasta 800 puntos básicos. Así, el segmento de consumidores premium pasó a pagar tasas en torno al 27%, frente al 35% que abonaban en marzo; y los sectores medios y bajos pasaron de pagar 40% a 35%.

La situación de las empresas no es tan diferente. En las últimas semanas, las compañías de primera línea pactaron tasas de entre el 21% y el 24% para financiarse a un año de plazo. No está nada mal, si se tiene en cuenta que en noviembre de 2008 la tasa prime estaba en el 32% anual. Sin embargo, el costo sigue siendo elevado si se lo compara con los niveles que tenía la prime en abril de 2008 (11%).

"Definitivamente, hubo una baja de tasas fuerte en el último mes. La versión suavizada del matrimonio "K" en épocas de campaña favoreció a que no se crispen los nervios y no haya novedades negativas en compra de dólares ni salida de depósitos. Esto, junto a la fuerte liquidez que todo el sistema viene teniendo da el plafón para que se intente prestar más. Estamos intentando ser agresivos en varios segmentos", indicaron desde una entidad privada de primera línea.

Sin embargo, hasta fines de abril la demanda de financiación de parte de los individuos y las empresas apenas había reaccionado. Según un informe de IERAL Fundación Mediterránea, en los primeros cuatro meses del año los créditos a empresas mostraron un ritmo de expansión muy bajo, de apenas el 12%. En 2008 habían avanzado 33% a esta altura del año. Y eso teniendo en cuenta el stock de préstamos, que sigue creciendo "por inercia". Por su parte, la originación de nuevas financiaciones estuvo frenada por completo en los primeros tres meses de 2009, y recién en abril tuvo un incipiente avance.

Entre abril y mayo se está viendo un repunte en la demanda de crédito, aún sin acciones de comunicación desde los bancos", señalaron desde una importante entidad nacional.

Sin embargo, los más pesimistas dicen que este "veranito" durará poco. "Un ambiente político sin declaraciones "crispantes" debería traducirse en tasas estables o incluso más a la baja. Sin embargo, al menor ruido político se podría volver a tensar la situación", indicaron.

Pero por ahora, las cosas siguen tranquilas en el mundo de las finanzas, aún cuando faltan menos de dos meses para que lleguen las elecciones. "Lo que creemos es que no van a cambiar ni la demanda de crédito ni la de dólares de acá a las elecciones. Las empresas están esperando que pase el caos electoral para comenzar a planear inversiones", dijo Joaquín Berro Madero, de IERAL Fundación Mediterránea.

Comentá la nota