Los bancos recuperan depósitos pero se sientan sobre la plata

Mientras los distintos sectores de la economía real padecen las consecuencias de la menor actividad económica, los bancos atraviesan un "veranito" en medio de la crisis. Los depósitos crecieron 8,5 por ciento en enero, consolidando una recuperación y un cambio de tendencia respecto de los peores momentos del año pasado e incluso inducen a una baja en la tasa de interés pasiva. Sin embargo, la preferencia por la liquidez de las entidades financieras, y también el temor de los demandantes de crédito, impiden que esta relativa comodidad se traduzca en un incremento de los préstamos al sector privado.
Así surge de un informe de la consultora Ecolatina. Según el estudio, tras la minicorrida del mes de octubre, los bancos comenzaron a recuperar depósitos. En enero subieron 8,5 por ciento, una expansión que de todos modos está muy por debajo del aumento interanual del mismo mes del año pasado, del 24,6 por ciento.

Liquidez. Como sea, y tras un año de turbulencias por el conflicto del campo y el primer impacto de la crisis internacional, el sistema financiero "no sufre por falta de liquidez".

El trabajo de la consultora subraya que esta situación se pone en evidencia al tomar en cuenta el aumento de los pases pasivos, los depósitos a corto plazo que hacen los bancos, que llegaron en enero a un promedio récord de 15.880 millones de pesos, un 80 por ciento por encima del promedio del año pasado.

"Si bien los bancos cuentan con recursos, no se han volcado al crédito", afirman los economistas de Ecolatina, que recuerdan que aunque el crédito al sector privado cerró el año 2008 con una suba de 23 por ciento, en términos reales por primera vez desde 2003 ese stock no creció.

Entre junio de 2008 y enero de 2009 la tasa de variación de los créditos se redujo de 39 por ciento a 19 por ciento. En ese período los préstamos personales pasaron de crecer 58 por ciento a 19 por ciento. Los préstamos vinculados a la actividad de las empresas, como los documentos a sola firma, también sufrieron bruscos descensos.

Si bien las entidades financieras cuidan el colchón, también la demanda se muestra retraída. Ecolatina apela al índice Veraz de actividad bancaria para determinar que la intención de crédito cayó 12 por ciento en el último trimestre del año pasado.

Alertas. Para la consultora, "los depósitos estables, la elevada liquidez y las tasas cayendo configuran una coyuntura de cierta calma" que de todos modos no está exenta de factores de riesgo. Uno de las variables a monitorear, advierten, es la evolución del tipo de cambio, ya que "bruscas subas de la cotización, si bien ayudarían a la industria y en el frente fiscal, podrían romper la percepción de relativa estabilidad generando turbulencias financieras".

Podría inducir, por ejemplo, a "una dolarización de ahorros similar a la de 2008". Pero este año sería más difícil de frenar porque "los dólares no serán tan abundantes como en el pasado".

Plazos y dólar. Los datos del mes de enero reflejan en parte este intríngulis. Ecolatina destaca que los depósitos en pesos bajaron 0,6 por ciento mientras que los nominados en dólares crecieron 21,5 por ciento. También reflejan la profundización de una tendencia estructural del sistema, de concentrar las colocaciones en el corto plazo. Así, mientras los depósitos a plazo fijo a más de 3 meses decrecieron 13 por ciento, los de menos de tres meses crecieron al 14,7 por ciento.

Comentá la nota