¿La ley de bancos es el próximo paso?

Carlos Heller, el único diputado que metió el kirchnerismo en el Congreso por el distrito porteño en las últimas elecciones, ubicó en el eje de su campaña el reemplazo de la Ley de Entidades Financieras, la otra norma de peso que dejó como herencia la dictadura junto a la de Radiodifusión.
Aunque el presidente del Credicoop siempre impulsó esa reforma, el Gobierno nunca admitió algún cambio impositivo que afectara las ganancias del sector financiero. Según fuentes parlamentarias, esta vez estaría dispuesto a hacerlo con tal de reeditar la alianza con sectores de centroizquierda que le permitió recuperar la iniciativa política con el debate sobre los medios.

El principal obstáculo tiene nombre y apellido: el ministro de Economía Amado Boudou, quien busca acercar posiciones con el mercado financiero para poder volver a pedir prestada plata en el exterior.

Heller pensaba hacer de la reforma a la Ley de Entidades Financieras su caballito de batalla no bien entrara al Congreso el 10 de diciembre. Pero ahora en el kirchnerismo parlamentario barajan la posibilidad de echar a rodar un proyecto en ese sentido durante noviembre.

La idea básica de Heller es declarar a los bancos como un servicio público, aunque se mantengan en manos privadas, y así devolver al Estado la potestad de regular tasas de interés, montos y asignación de los créditos y política de apertura de sucursales, entre otros temas claves.

La oposición de centroizquierda acompañaría el proyecto, aunque con matices. El socialismo, por caso, reclama que antes se aplique el Impuesto a las Ganancias a la renta financiera. Algo que el matrimonio Kirchner siempre amagó con hacer pero nunca concretó. Y que el propio jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, consideró hace poco "completamente inviable".

Comentá la nota