Los bancos ganan 50% más que hace un año con el alquiler de cajas de seguridad

Los bancos ganan 50% más que hace un año con el alquiler de cajas de seguridad
Como consecuencia de la sobredemanda y la saturación de las cajas disponibles, las entidades aumentaron fuertemente sus costos mensuales por el servicio este año
No es sólo ese beneficio de tener disponibles los propios ahorros para el momento en que más se los necesita, sino esa "sensación de inseguridad" que se hizo cada vez más difícil de ocultar lo que, durante el último año, hizo más atractivas las cajas de seguridad para los argentinos. El temor por el crecimiento de la delincuencia urbana, por un lado, y el pánico a las iniciativas espasmódicas de un gobierno con necesidad de salvar "la caja", por el otro, llevaron a los ahorristas a pagar cualquier costo –por extravagante que fuere– a cambio de una protección segura para sus ahorros en las bóvedas de los grandes bancos del sistema.

Las entidades encontraron, en este contexto, el mecanismo más rápido y accesible para incrementar sus ingresos, sin exponerse por éste a nuevas quejas de los consumidores, a sanciones de cualquier organismo o a reproches de algún funcionario oficial. Sin aumentar significativamente la disponibilidad, los bancos locales lograron incrementar en un 50%, este año, su facturación por el servicio de "alquiler" que prestan por sus cajas de seguridad. "Con sobredemanda y gente en lista de espera, no subir el precio es una tontera. Los bancos saben que pueden seguir encareciéndolas porque, así y todo, el ahorrista no se les va", explicó el gerente de una entidad de primera línea. "La sensibilidad de la gente frente a un aumento del costo, hoy, es cero. No reacciona", agregó.

Los bancos facturaban mensualmente entre 13 y 17 millones de pesos adicionales, hasta el año pasado. Pero en los inicios de 2009 empezaron a percibir ingresos bastante más amplios: unos $ 33 millones en enero, y unos $ 22,2 millones en febrero, que representan una suba del 49% respecto de igual período del año pasado, según precisó a El Cronista la consultora Finsoport, sobre la base de datos que el Banco Central tiene a la venta.

"No es un producto que ofrezcamos mucho, porque hoy estamos en un 100% del uso. Y en estos todos los bancos estamos prácticamente igual: si salimos a ofrecerlo, nos arriesgamos a una demanda mayor, y a no poder abastecerla. Por eso hoy no tenemos una comunicación masiva de este producto, excepto que el perfil de cliente lo amerite", explicó el vocero de una entidad extranjera.

Muchos banqueros están seguros de que la gran aceptación que tiene este servicio es un indicio de que los argentinos "perdieron su temor frente a las crisis bancarias", y que exacerbaron, al mismo tiempo, el pánico por la inseguridad en la calle: "No quieren tener dinero en la casa, ni valores, ni documentación, ni oro, ni joyas ni nada. Hoy se valora mucho el servicio de la seguridad", opinaron desde una entidad. En diálogo con El Cronista, el titular de una caja de seguridad en un banco local explicó que "la gran ventaja es la protección que implica frente la inseguridad", y que "guarda valores que no se pueden depositar en una caja de ahorro".

El grueso de los ingresos que percibe el sistema por el alquiler de las cajas de seguridad corresponde al servicio que prestan los bancos privados. En 2008, esa proporción alcanzó el 85% de los $ 171,6 millones que facturaron anualmente las entidades locales. En Finsoport estiman que, durante este año, esos montos percibidos deberían aumentar en unos $ 84 millones (unos u$s 20 millones), hasta superar los $ 250 millones.

Comentá la nota