Los bancos extranjeros le bajaron el pulgar a Boudou

Los mismos organismos financieros que hasta hace pocos meses alababan al ministro de Economía, ahora sostienen que el conflicto entre el BCRA y la Casa Rosada erosionó todo su capital político.
Los fondos de inversión y bancos internacionales le bajaron el pulgar al ministro de Economía, Amado Boudou. Las mismas entidades que hace meses lo alababan por sus medidas, sostienen que el conflicto entre el Central y el Gobierno erosionó el capital político del titular del Palacio de Hacienda. Aseguran que el kirchnerismo destruyó aún más las instituciones estatales y debilitó el papel de la autoridad monetaria. Cuestionan el Fondo del Bicentenario y estiman que "la presidenta Fernández de Kirchner estará poniendo su puesto en riesgo" si finalmente se concreta y las reservas son atacadas por los fondos buitres. También apoyan la designación de Mario Blejer al frente del Banco Central porque es "respetado en los mercados financieros" y podría disminuir la incertidumbre sobre el accionar del Gobierno.

Crítica de la Argentina accedió a seis informes que el JP Morgan, el Citigroup, Goldman Sachs, Bank of America-Merrill Lynch, Credit Suisse y Bulltick les enviaron a sus clientes durante la semana pasada sobre la situación política del país.

Crisis institucional. Boudou asumió como ministro de Economía a principios de julio del año pasado. Desde que se hizo cargo del Palacio de Hacienda intentó revertir la imagen que los mercados internacionales tenían sobre el país: se manifestó a favor de saldar la deuda con el Club de París y con los holdouts y de normalizar la situación del INDEC. Sin embargo, el conflicto entre el Central y el Gobierno desató una ola de críticas a su gestión, no sólo desde la oposición y los bancos internacionales, sino también desde el mismo seno oficialista.

El JP Morgan es una de las instituciones financieras más grandes de Estados Unidos. La entidad que diseñó el Plan Brady en 1989 manifestó que "las repercusiones políticas del embargo causaron más efectos políticos que económicos porque erosionaron el capital del ministro Boudou". La institución defiende la designación de Mario Blejer al frente del Banco Central porque "es respetado en los mercados" y les transmitiría confianza a los inversores. Aunque tampoco esperan que el ex funcionario del FMI tenga plena independencia. "Su influencia podría no resolver todos los problemas, pero al menos los mantendría en un terreno manejable", agregaron. El apoyo que Blejer recibe constantemente de los financistas despierta desconfianza en un sector del oficialismo. El ex presidente Néstor Kirchner dejó trascender que teme repetir lo mismo que está experimentando por estos días con Martín Redrado.

El Grupo Goldman Sachs es el asesor financiero de las compañías y las familias más poderosas del planeta. La institución les aseguró a sus clientes que "la escalada del conflicto crea una crisis institucional y profundiza las peleas entre el Poder Ejecutivo y la nueva oposición que controlará el Congreso". "La forzosa manera para manejar las reservas y las confrontaciones para desplazar a Redrado minan la arquitectura institucional del país y debilitan el rol de la autoridad monetaria", agregó el socio del Grupo Clarín.

El Bank of America estima que el ruido político continuará a pesar de que Redrado continúe en su puesto. Y prevé que el conflicto se definirá en la Justicia.

Canje de deuda. Boudou hace meses que trabaja junto al secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, para realizarles una oferta a los holdouts. En Economía ya tienen la propuesta definida, e iban a lanzar el canje a principios de enero. Pero el conflicto con el Central y las críticas que realizó la Securities and Exchange Commission (SEC, encargada de aprobar la operación) retrasaron los plazos.

"Mientras el ministro esté comprometido por el tema del Central, aumenta el riesgo de que no se concrete el canje, y esto afecta la capacidad de la Argentina para acceder a financiamiento más barato", sostiene el informe del JP Morgan. Bulltick asegura que si el Gobierno pretende bajar la tasa de interés deberá "reducir el gasto fiscal y aumentar las tarifas de servicios públicos al eliminar algunos subsidios". El grupo financiero especializado en asesoramiento de América Latina agregó que esta medida le permitirá tener más éxito en el canje de deuda que crear el Fondo del Bicentenario.

El Citi es una de las tres entidades bancarias que elaboró la oferta para los bonistas y en un paper manifestó que "estos eventos son negativos para obtener crédito porque dan cuenta de la situación fiscal y de los problemas institucionales". La institución que tuvo un papel protagónico durante las privatizaciones estimó que ante este panorama la actividad económica y las inversiones pueden registrar un menor crecimiento.

Fondo del Bicentenario. Goldman Sachs criticó la utilización de 6.600 millones de dólares provenientes de las reservas para pagar los vencimientos de deuda durante 2010. La institución explicó que la medida diseñada por Boudou "debilita el balance del Banco Central y le da mayor espacio a la administración Kirchner para continuar derrochando recursos fiscales".

Bulltick estima que el Poder Ejecutivo deberá dar un paso al costado y no crear el Fondo del Bicentenario. La entidad asegura que después del embargo de los fondos "si los Kirchner siguen adelante y transfieren el dinero a pesar de los riesgos, y después las reservas son atacadas, la presidenta Fernández de Kirchner puede estar poniendo su puesto en riesgo".

La asesora financiera Credit Suisse les comunicó a sus clientes que "el embargo de las reservas le causó otro dolor de cabeza al Gobierno, pero igual mantiene la intención de crear el Fondo del Bicentenario" aunque "ahora tendrán una posición mucho más difícil para poder implementarlo".

¿Qué hicieron los fondos? Bank of America prevé un panorama más optimista para el mediano plazo. La institución que adquirió Merrill Lynch a fines de 2008 decidió "aumentar la exposición en títulos de deuda porque esperamos que caigan en los próximos días".

El JP Morgan les recomendó a sus clientes "aprovechar las ganancias de la Argentina que obtuvieron y disminuir la exposición". La entidad hace algunos meses les aconseja a los inversores comprar muchos papeles del país.

El Citi ante este escenario decidió desprenderse de los títulos del Bocan 14 que adquirieron el 23 de noviembre del año pasado. Con la operación perdieron 1,70 por ciento.

Estimación: inflación anual del 20%

Hasta el Citi y Goldman Sachs cuestionan las cifras del INDEC. Las dos instituciones estiman que el PBI crecerá 4% durante este año y que la inflación será en torno al 20%. El grupo Goldman Sachs manifestó que "la economía se contrajo entre 2% y 3% durante 2009, a pesar de que las estadísticas del INDEC (profundamente desacreditadas) muestran un leve resultado positivo". Para 2010 la entidad prevé que el PBI crecerá 4% con el sector agropecuario y el comercio con Brasil como principales motores. El Citi vaticina un dólar que en julio superará los $ 4 y alcanzará los $ 4,29 a fin de año. A diferencia de la información oficial, para el banco el PBI descendió 3,3% en 2009 y durante este año crecerá cerca del 3,5%. Estiman que la inflación será la más alta de América Latina después de la venezolana.

Comentá la nota