Los bancos ya están cerca de recuperar los plazos fijos que perdieron entre marzo y junio

En los 4 meses previos a las elecciones se habían fugado más de $ 3.600 millones de depósitos a plazo en pesos. Pero entre julio y agosto, las entidades ya recuperaron $ 3.200 millones. Ni siquiera tuvieron que subir las tasas para atraer ahorristas
La segunda mitad del año viene siendo un oasis para los bancos locales. Pasadas las elecciones de junio y con el dólar bajo control, las entidades se sentaron ahora a ver cómo los ahorros en pesos vuelven al sistema. Ni siquiera fue necesario un aumento en las tasas de interés para atraer a los ahorristas, que en agosto depositaron cerca de $ 1.700 millones en cuentas de plazo fijo, que se suman a los más de $1.500 millones que habían entrado en julio.

Así en sólo dos meses el sistema ha recuperado más de $ 3.200 millones, casi la totalidad de lo que había perdido entre marzo y junio de este año – $ 3.614 millones–.

"En parte porque disminuyó la incertidumbre financiera tras las elecciones, y en parte gracias que el Banco Central (BCRA) logró calmar las expectativas de devaluación, julio y agosto fueron muy buenos meses para el sistema financiero local", explicaron fuentes de un banco privado de origen extranjero. Los datos del BCRA muestran que el mes pasado entraron $ 1.668 millones a plazos fijos en pesos. En julio, en tanto, ya habían ingresado $ 1.536 millones. Lo llamativo es que los ahorristas volvieron aún cuando los bancos no hicieron ningún esfuerzo para atraerlos. Incluso, en agosto se notó una baja en las tasas de interés que pagan las entidades por las colocaciones a plazo, que pasaron de 12,9% en promedio en julio a 12,4% en agosto.

"En agosto, los bancos siguieron reduciendo las tasas de referencia para depósitos y créditos de corto plazo. Hasta hace poco, la liquidez era la manera de los bancos de hacer frente a posibles contingencias y era propiciada por un estancamiento del crédito. Ahora los temores a una fuga de depósitos y a una devaluación se redujeron considerablemente. Los depósitos crecen, acompañado por un resultado de las elecciones sin sobresaltos", explica un informe de Econviews, consultora que lidera el economista Miguel Kiguel.

Pero aún cuando las tasas de plazos fijos bajaron, los ahorristas prefirieron apostar a las colocaciones bancarias antes que al dólar, debido a que las expectativas de apreciación de la moneda estadounidense se desinflaron casi por completo en el último mes. De hecho, los analistas están viendo el dólar a $ 4 para fin de año, lo que significaría una suba de apenas 3,6% respecto de los $ 3,86 actuales. La pérdida de atractivo que sufrió el dólar se notó también en el descenso que mostró en agosto el ritmo de dolarización de los portafolios de inversión.

Según los cálculos de Econviews, en agosto la dolarización de activos se ubicó en u$s 900 millones, y disminuyó así un 40% respecto de julio y 65% en relación al máximo alcanzado en el mes de las elecciones.

De todos modos, los depósitos en dólares siguieron aumentando en los bancos: en agosto avanzaron cerca de u$s 500 millones, y ya se ubican por encima de los u$s 10.000 millones.

"Aún cuando hubo una baja fuerte de las tasas ofrecidas en el mercado, los depósitos en dólares siguieron creciendo. Sobre todo, vimos un aumento en las cajas de ahorro. Sin embargo, se puede decir que el ritmo de aumento de las colocaciones en moneda extranjera disminuyó en un 60%", indicaron fuentes de un banco privado.

De aquí en más, tanto los analistas como los gerentes de bancos esperan que el "veranito financiero" que se vive en la city local continúe, aunque algunos riesgos permanecen latentes. "El mercado está más tranquilo, sin embargo todavía los riesgos de mercado y de crédito no se pueden pasar por alto, y el riesgo K no desapareció", indica Econviews.

Comentá la nota